sábado, 28 de mayo de 2011

Comentario de texto lingüístico





Comentario de texto lingüístico
Comentario de texto lingüístico, análisis que pretende relacionar, en un texto escrito (también oral), el significado (contenido) con el significante (suma de los aspectos formales) y comprobar el uso de la lengua que ha hecho una persona; en el caso de un autor literario o un periodista, comprobar de qué recursos se ha servido el autor para llegar a su máxima expresividad.
El primer paso que hay que dar para realizar un comentario de texto lingüístico o literario consiste en realizar una lectura atenta y comprensiva del mismo; es imprescindible conocer todos los elementos léxicos que lo componen; el diccionario servirá de gran ayuda para subsanar todo tipo de deficiencias.
2
APROXIMACIÓN AL TEXTO
La aproximación al texto implica un proceso que comprende cuatro pasos específicos: a) localización, b) determinación del tema, c) definición de los aspectos del tema y d) división en periodos y oraciones.

a) Por localización se entiende la situación de la obra en su entorno, es decir, en la época del autor, y la ubicación del texto objeto del comentario en el conjunto de la producción total del escritor para llegar a establecer correctamente sus valores relativos.
b) Para llegar a la determinación del tema debe despojarse el asunto, entendido como argumento, de todos los detalles y elementos accesorios. En el tema confluyen, por otra parte, unidades menores llamadas motivos que, en muchas ocasiones, remiten a la tradición de la lengua y de la literatura.
c) La definición de los aspectos del tema consiste en definir en el texto cuáles son las ideas principales y cuáles las secundarias.
d) La división en periodos y oraciones se limita a la organización sintáctica del texto, sin olvidar que también las opciones sintácticas influyen en la caracterización del contenido (el aspecto semántico) del texto.
3
ANÁLISIS FORMAL
Consiste en localizar los aspectos lingüísticos que, con su aparición y repetición, caracterizan al texto objeto del comentario, entendido como el resultado de la disposición de los materiales lingüísticos según los planos fonológico, morfológico, sintáctico y semántico.
Un primer plano, fonológico-prosodemático, supone un estudio de los fonemas y su comparación con los del español medio, con el fin de caracterizar el texto; lo habitual es partir de un texto como muestra de un sistema gráfico, para determinar, tras su análisis, a qué tipo de sistemas gráficos del español pertenece y relacionarlo con el sistema fonológico correspondiente (variedad diacrónica, diatópica o diastrática). En el prosodemático se analizan los elementos suprasegmentales: acento y entonación.
El propio autor puede darnos informaciones complementarias, en forma de incisos, acotaciones o aclaraciones. La entonación ayuda a determinar si el texto es conversacional vulgar, coloquial; o a determinar otras informaciones que puedan interferir en otros planos: interrogaciones, exclamaciones, suspensiones... El análisis de la grafía, fundamental en algunas épocas y textos, se debe también tener en cuenta; supone relación global entre significado y plano fónico.
4
DETERMINACIÓN DE LOS PLANOS

4.1
Plano morfológico
Para el análisis de los fenómenos morfológicos más destacables en el sintagma nominal y en el sintagma verbal (véase Sintagma), hay que tener en cuenta las diferentes partes de la oración:
Sustantivo: la presencia o ausencia de sustantivos y sus clases. El diminutivo y sus valores: afectivo, despreciativo, disminución real, valores regionales y culturales. Aumentativos, despectivos... Estructura silábica de los sustantivos. Arcaísmo. Sustantivación.
Adjetivo: su presencia o ausencia. La falta de adjetivos supone concisión, sobriedad, objetividad, falta de valoración y rapidez de la acción, y puede dar origen a la utilización de otros procedimientos de valoración, como construcciones adverbiales, despectivos... El uso del epíteto; su función es, fundamentalmente, expresiva y comunica sentimientos, tono, intención. La colocación del adjetivo es de gran importancia en relación con los valores expresivos y estilísticos del adjetivo. La posposición del adjetivo es la norma, mientras que la anteposición da una valoración subjetiva, estética, impresionista. Pero la posposición del adjetivo, cuando debería ir antepuesto, tiene, también, valor expresivo.
Artículo: su presencia o ausencia. La ausencia da carácter abstracto al texto, valor esencial, afectivo, valorativo; la presencia, en cambio, le confiere carácter concreto, le da un valor existencial, objetivo y racional.
Preposiciones y conjunciones: su polisemia, valores, tipos y clases, consecuencia de ello. Su presencia supone un texto bien articulado, y su ausencia, carencia de relaciones.
Pronombre: Personales: yo enfático, repetido. Tú, alternando con usted, formas de sustitución de los personales, el señor, uno... Formas átonas: vicios (leísmo, laísmo, loísmo), inadecuada colocación de los pronombres átonos me, te, puede indicar incultura de los personajes. Demostrativos: valores espaciales y expresivos de éste, ése, aquél (valor enfático, despectivo). Posesivos: indeterminación de la posesión; abuso o repetición innecesaria. Relativos: repetido empobrece el estilo, uso de qué y cuyo enfáticos. Interrogativos: valores: interrogativa directa, indirecta, retórica. Indefinidos: valor ponderativo, exclamativo.
Adverbio: clases, función, expresividad en el texto. Arcaísmos.
Interjección: su equivalencia oracional, produce afectividad, emotividad y expresividad al texto. Mínimo contenido conceptual y máxima carga afectiva.
Una vez analizadas las partes de la oración, es importante desvelar cuáles son las categorías gramaticales dominantes en el texto.
En cuanto al análisis del sintagma nominal, hay que tener en cuenta: el orden de sus elementos, la concordancia, su función; y en el sintagma verbal: su complementación, oposición y alternancia de tiempos verbales en el texto. Tiempo subjetivo, objetivo, tiempo de la narración, tiempo del escritor. El número, la persona, el modo, la voz.
4.2
Plano sintáctico
La oración: hay que comprobar las estructuras oracionales dominantes, el orden expresivo de los elementos y los valores expresivos de la estructura sintáctica: clases de oraciones y consecuencias (activa/pasiva, transitiva/intransitiva, reflexiva, recíproca, impersonal). Matices expresados por la oración: afectividad, duda, deseo, negación... Después se comprueba la estructura del texto, si se trata de una narración, descripción, argumentación, diálogo...
4.3
Plano semántico
Se trata de establecer los rasgos caracterizadores del texto, desde el punto de vista semántico. No hay por qué abandonar lo intuitivo pero razonándolo. Es imprescindible seguir un orden.
5
ANÁLISIS LÉXICO
La selección de palabras, la riqueza léxica es un elemento decisivo que hay que tener muy presente en el comentario de texto. La selección puede estar motivada por la expresividad, en la búsqueda de la máxima eficacia. Para ello hay que fijar las características del léxico según su origen, procedencia, medio social, es decir, arcaísmos, cultismos, neologismos, arabismos, anglicismos, que tenga el texto.
Por último, se establecen los niveles del lenguaje, elementos emotivos y afectivos en el léxico, los valores expresivos en general, palabras clave, palabras-testigo, es decir, polisemia, homonimia, antonimia, sinonimia. Valores contextuales, connotación. Una vez analizados los diferentes planos, se debe realizar un análisis del estilo; adecuación del contenido con su expresión externa, la utilización de recursos lingüísticos, que aprovechan posibilidades del sistema, y el empleo que hace el autor de su propia expresión, imponiendo su peculiar selección; y como conclusión, se termina con una síntesis, un juicio crítico del texto con una valoración personal del mismo.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares