viernes, 6 de mayo de 2011

Costumbres de Bangladesh




Costumbres de Bangladesh
El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Bangladesh
Matrimonio y familia
Muchas mujeres, especialmente en las áreas rurales, se casan antes de cumplir los 18 años. Los hombres lo hacen después de terminar su educación o una vez alcanzada una seguridad económica. El matrimonio suele arreglarse mediante un ghatak, o casamentero, que puede ser un pariente o un amigo de la familia. Si un hombre y una mujer se conocen por sí solos, el hombre envía una proposición formal a los padres de la mujer a través de un pariente de más edad. Tanto la casa de la novia como la del novio se decoran con luces para la boda. Puertas de bambú, adornadas con vistosas telas, se colocan en la entrada. La novia lleva para la ocasión un sharee, una larga pieza de tela estampada, y sus joyas; el novio, un shirwani (chaqueta hasta las rodillas), un pagri (gorra tradicional) y unos nagra (zapatos planos con la punta levantada). Un novio musulmán promete dinero para el futuro de la novia en caso de que el matrimonio fracase; la promesa es anotada en el ka’been (registro matrimonial). Otra costumbre común en Bangladesh, aunque ilegal, es la entrega de una dote a la familia del novio.
El divorcio y la poligamia son legales, aunque cada vez es más raro que un hombre tenga más de una esposa. Tanto el divorcio como la poligamia se enfrentan con un cierto rechazo entre la población. La sociedad de Bangladesh, en general, sigue dominada fuertemente por los hombres; las mujeres, excepto en las clases superiores, tienen una posición inferior. Sin embargo, hay un movimiento creciente en favor de los derechos de la mujer.
Debido a las necesidades económicas, las familias extensas suelen compartir la misma vivienda, pero entre las generaciones más jóvenes cada vez es más frecuente la familia nuclear. Bangladesh no tiene un sistema de seguridad social ni asilos para ancianos. Los hijos, especialmente los varones, se hacen cargo de los padres cuando éstos son mayores. Los abuelos o los hermanos mayores suelen ocuparse de los niños pequeños cuando los padres están trabajando.
Las comidas
El arroz es el alimento básico. Como Bangladesh tiene muchos ríos, el pescado es más barato y más abundante que la carne. Las verduras, como zanahorias, pepinos y tomates, suelen freírse en aceite. Uno de los platos más habituales es el dal, elaborado con lentejas y parecido a una sopa, rico en proteínas y barato. Especias como el comino, el jengibre, el cilantro, la cúrcuma y la pimienta se usan mucho en la cocina. Suelen macerar los alimentos en shurwa, una salsa hecha con cebollas y especias; la cocina suele juzgarse por la calidad de ésta. Por lo general, sólo se toman postres en las ocasiones especiales. Rashogolla y kalojam, dos dulces populares, son variaciones de pasta hervida en almíbar.
Los bangladeshíes no suelen usar cuchillos y tenedores en casa, pero sí cucharas para comer los dulces. La comida se toma con la mano derecha, que debe lavarse antes de cada comida; la gente no mete los dedos en el shurwa más allá de los nudillos.
Los naturales de Bangladesh no hablan mucho durante la comida, especialmente en casa. Los alimentos no se van pasando por la mesa, sino que se cogen platos para servirse de una fuente. Los huesos y otros desperdicios se ponen en platos aparte para separarlos de la comida. En las ocasiones especiales, los niños suelen comer primero. Los hombres y las mujeres lo hacen por separado en reuniones sociales como bodas, pero no en las comidas diarias.
En los restaurantes, las personas más adineradas suelen pagar la comida de todos, principalmente entre familiares. Sin embargo, entre estudiantes es más común que cada uno pague lo suyo. Los restaurantes caros tienen cubiertos, pero muchos restaurantes normales, no.
Hábitos sociales
Los musulmanes bangladeshíes se saludan con Assalaa-mualaikum (que la paz sea contigo), a lo que se responde con Waalaikum assalaam (que la paz sea también contigo). Cada persona puede levantar la mano derecha hasta la frente, con la palma curvada y relajada, en un gesto parecido a un saludo. Los hombres a veces se estrechan la mano, y en las festividades religiosas pueden abrazarse. No se estrecha la mano, ni se besa, ni se abraza en público a un miembro del sexo opuesto. Un saludo hindú frecuente es Namashkar (hola). Antes de partir, un musulmán puede decir Khoda hafiz (que Dios esté contigo). Ashi (hasta luego) es común en todos los grupos.
Cuando saludan a una persona, añaden diferentes sufijos a los nombres para mostrar no sólo respeto por la edad o por la posición social, sino también proximidad. Por ejemplo, un hombre puede añadir bhabi (esposa de hermano mayor) al nombre de la esposa de su amigo, aunque no les unan lazos familiares. Los términos hermana y hermano se aplican no sólo a los miembros de la familia, sino también a los amigos y colegas. Para saludar a una persona de la misma edad normalmente se usa el nombre, mientras que para saludar a una persona mayor (independientemente del número de años que los separen) se emplea el nombre más un sufijo relativo a la familia (hemano mayor, hijo del hermano de mi padre, hermana mayor, etc.) o sólo el sufijo. Por ejemplo, un joven puede dirigirse a una mujer de más edad añadiendo apa (hermana mayor) a su nombre, o llamándola simplemente apa.
Mirarse a los ojos durante la conversación es señal de sinceridad. Sin embargo, para mostrar respeto a una persona de más edad o de una posición social más elevada, es frecuente mirar al suelo y hablar sólo cuando la otra persona lo demanda. En general, es de mala educación cruzar las piernas o fumar en presencia de personas de más edad, independientemente de lo que éstas hagan. Es poco respetuoso apuntar con la suela del zapato o el pie a alguien. A los bangladeshíes tampoco les gusta que se toque con el pie un libro u otro material impreso. Si un libro es tocado accidentalmente con el pie, la persona debe disculparse tocando con la yema de los dedos de la mano derecha primero el libro, y después el pecho y los labios. Como la mano izquierda se usa para la higiene personal, los objetos se manejan con la mano derecha.
Los bangladeshíes se visitan con frecuencia, normalmente a última hora de la mañana o de la tarde. Es costumbre que los invitados rechacen varias veces un refresco antes de aceptar, al menos, un té. Cuando una persona es invitada a un evento y no puede ir, dice que tratará de acudir. Decir 'no' significaría no valorar la amistad del anfitrión. Tradicionalmente, una invitación afecta a toda la familia. Los bangladeshíes evitan invitar a aquellas personas a las que no pueden agasajar de manera satisfactoria, y en ocasiones eluden ciertas invitaciones, como fiestas de cumpleaños, si creen que no pueden llevar un regalo apropiado. Cuando se invita a alguien a cenar no se espera que lleve regalos, pero sí que corresponda a la hospitalidad con una invitación análoga.
Los picnics son una forma muy popular de relacionarse socialmente, y constituyen un evento anual frecuente en las escuelas y en las empresas.
Entretenimiento
Los bangladeshíes ocupan una gran parte de su tiempo libre en visitar a amigos y familiares. Los deportes más populares son el fútbol, el hockey sobre hierba, el críquet, el tenis de mesa y el badminton. En las aldeas, muchos jóvenes practican el hadudu o kabaddi. Este deporte, muy antiguo, es llamado de diferentes maneras en Sri Lanka, India, Nepal y otros países de la región, donde es muy popular. Se juega en una pista cuadrada y enfrenta a dos equipos con siete jugadores cada uno. Un jugador de cada equipo —el invasor— debe tocar a tantos oponentes como pueda en el lado contrario de la pista, mientras ellos tratarán de evitarlo y buscarán el modo de impedir que el invasor regrese a su lado. El invasor debe gritar todo el tiempo, para cumplir su misión en una sola respiración.
Los televisores y los vídeos cada vez son más comunes en las ciudades. Hay una gran cantidad de cines. Las películas en hindi de la India (a menudo musicales) son muy populares, pero a los jóvenes también les gustan aquellas realizadas en Estados Unidos. Los bangladeshíes tienen una larga tradición artística, que incluye poesía, literatura, música y baile.
Fiestas
Las fiestas seculares siguen el calendario occidental, pero las religiosas observan el calendario lunar, de modo que cada año caen en días distintos. Un tercer calendario, el bangla, determina las estaciones y el Año Nuevo, llamado Pahela Baishakh.
Ekushe February (21 de febrero), o Día de los Mártires, es una fecha nacional de duelo en honor de tres estudiantes que murieron en una protesta política, en 1952. Ese día, los dolientes forman una procesión desde el cementerio de Azimpur hasta Shaheed Minar. El Día de la Independencia (26 de marzo, fecha en que se declaró la independencia), el Día del Trabajo (1 de mayo) y el Día de la Victoria (16 de diciembre, cuando la indepedencencia se alcanzó realmente) son otras fiestas seculares.
Las celebraciones musulmanas más importantes son: Eid-ul-Fitr, una fiesta de tres días que comienza al final del mes de ayuno del Ramadán; Eid-ul-Azha, que conmemora la decisión de Abraham de sacrificar a su hijo; y Shab-i-Barat, una noche especial para solicitar bendiciones. La fiesta de Eid comienza con oficios religiosos y está marcada por tres días de festejos y visitas. Un ritual común para los niños es hacer una reverencia y tocar los pies de la persona de más edad como muestra de respeto. Ésta, a cambio, entrega al niño algún regalo, normalmente dinero. También es costumbre intercambiar un tercio de la carne sacrificada durante el Eid-ul-Azha; otro tercio se dona a los pobres, y el resto se lo queda el propietario. Durante el Shab-i-Barat, los vecinos comparten dulces.
Algunas festividades hindúes, budistas y cristianas también constituyen fiestas nacionales.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares