jueves, 26 de mayo de 2011

Leyendas maoríes





Leyendas maoríes
En el siguiente texto encontrará información sobre las principales historias y los personajes más representativos del folclore legendario maorí.

Leyendas maoríes
Las leyendas maoríes son historias que proceden de la mitología oral específica de los maoríes pero de raíz tradicional en Polinesia. Según estas, los padres del mundo, Rangi (masculino, el Cielo) y Papa (femenina, la Tierra) emergieron de Po, que es al mismo tiempo el proceso y la materia básica de la creación. Sujetos ambos en un estrecho abrazo, Rangi y Papa mantenían a sus hijos (llamados atua, dioses) en las tinieblas, atrapados entre sus cuerpos. Tane, el mayor de los atua, hizo que los árboles empujaran hacia el cielo, entonces los demás atua usaron palos para separar a sus padres, dejando que la luz entrara en el mundo. También se dice que la lluvia que cae del cielo y la niebla que brota de la tierra son las lágrimas de pena de Rangi y Papa por su larga separación.
Cada atua dispone de su propio reino de poder. Tane es el dios de la flora y el vencedor de las tinieblas; Rongo lo es de la agricultura y de la paz; Tangaroa, del mar, y Tu, de la guerra. Tawhiri prefirió quedarse con su padre y se convirtió en dios de los vientos y los huracanes. Whiro es el dios del mal, que gobierna la oscuridad. Cuando Papa y Rangi quedaron separados, los atua pensaron que Tu quería matar a Rangi, pero Tane no lo dejaba. En la batalla que siguió, Tane prevaleció y la vida de Rangi fue perdonada. Fue Tane quien, de la tierra roja, formó la primera mujer, Hine-ahuone, y con su aliento le dio vida. Tuvieron una hija, Hina-titama (la doncella del alba), a quien Tane también tomó como esposa y se convirtió en madre del pueblo maorí. Al darse cuenta de que su marido era también su padre, huyó a Pontererangi (la puerta del infierno). Volviéndose hacia el lloroso Tane, que la había seguido, le dijo que mientras él cuidara de sus hijos en la tierra, ella siempre los arrastraría a reunirse con ella en el infierno. Asumió entonces el nombre de Hine-nui-te-po, que significa ‘gran señora de las tinieblas’, y acabó destruyendo la isla Maui en su intento por conseguir que la humanidad fuera inmortal.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares