jueves, 30 de junio de 2011

Libro de la Oración Común





Libro de la Oración Común
Libro de la Oración Común (título completo Libro de la Oración Común y Administración de los Sacramentos y Otros Ritos y Ceremonias de la Iglesia), texto oficial de oración de la Iglesia anglicana, así como la Iglesia episcopaliana en Estados Unidos. La primera versión completa del Libro de la Oración Común apareció en 1549 en la época de la Reforma, durante el reinado de Eduardo VI; el Parlamento impuso su lectura con carácter obligatorio. Adoptó otras reformas eclesiásticas y fue el resultado de la obra comenzada durante el reinado del padre de Eduardo, Enrique VIII, bajo la dirección de Thomas Cranmer y Nicholas Ridley. La mayor parte del texto (todavía vigente en nuestros días) ha sido tomada de las oraciones encontradas en la herencia oriental, romana, luterana, así como el primitivo legado cristiano hispano-mozárabe. El objetivo de Cranmer y Ridley era publicar un libro en lengua vernácula que fuese un equivalente unificado y sencillo de los libros litúrgicos católicos. Utilizado con la Biblia y un libro de himnos autorizado, constituyó un formulario para la adoración anglicana, desde las oraciones matutinas y vespertinas y la liturgia de la sagrada comunión hasta los ritos para los sacramentos y la visita a los enfermos. En 1550 se añadió un ritual de ordenación.
En 1552 apareció una versión revisada del Libro de la Oración Común, a veces llamado el Segundo Libro de Oración de Eduardo VI, cuya práctica también fue instituida de forma obligatoria por el Parlamento. Esta versión se diferenciaba por completo de la primera. Se cambió la estructura del servicio de la sagrada comunión, muchas ceremonias fueron eliminadas y se simplificaron las vestiduras del clero. Ocho meses después de su aparición, fue suprimido por la reina María I, quien volvió a restablecer el latín como lengua de los servicios religiosos.
Después de que la reina Isabel I subió al trono en 1558, el Libro de la Oración Común fue modificado y el libro de oración, que en la nueva versión tenía una tendencia menos protestante, fue repuesto para su lectura; se hicieron más reformas alejadas de la fuerte posición protestante, en 1604, durante el reinado de Jaime I. Durante la república, el Libro de la Oración Común fue suprimido, pero, en 1662, tras la restauración de la monarquía, fue de nuevo obligatorio. Debido a que las enmiendas realizadas en la versión de 1662 también comprometieron de forma indudable las posiciones protestantes, muchos puritanos desertaron de la Iglesia oficial. En Inglaterra sólo se realizaron cambios menores en el Libro de la Oración Común después de 1662. La formación de la Iglesia episcopaliana protestante en los Estados Unidos en 1783 necesitaba un libro de oración revisado para su utilización. En 1789 se llegó a la concreción de esta necesidad.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares