sábado, 16 de julio de 2011

Familia Madrazo





Familia Madrazo
Isabel II
Autor de más de 600 retratos, Federico Madrazo fue el sucesor de Vicente López como pintor de cámara de Isabel II. Con una técnica que le valió el epíteto de ‘el Ingres español’, realizó numerosos retratos de la reina a diferentes edades. El lienzo de la imagen destaca por la delicadeza y el detallismo con los que están tratadas las telas.

Familia Madrazo, dinastía de pintores españoles del siglo XIX, cuyos máximos representantes fueron José Madrazo y su hijo Federico. Entre los otros miembros de la familia sobresalen los dos hijos de este último, Raimundo y Ricardo Madrazo.
2
JOSÉ MADRAZO Y AGUDO
La muerte de Viriato
Uno de los cuadros más representativos de la pintura neoclásica española es La muerte de Viriato (c. 1808, 307 × 462 cm, Museo del Prado, Madrid). Su autor, José Madrazo, es el primero de una dinastía de pintores del siglo XIX y uno de los iniciadores del historicismo. En esta obra se pueden apreciar la grandilocuencia y teatralidad características de esta tendencia.

(1781-1859), nació en Santander y estudió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Roma y en París, donde fue alumno de David d’Angers. Inició, junto con José Aparicio Inglada, la corriente pictórica historicista con temas de exaltación patriótica. La teatralidad y el carácter escenográfico propios del género que cultivó, así como la frialdad con la que define a sus personajes, le sitúan entre uno de los mejores representantes de la pintura neoclásica. También cultivó el retrato con una ausencia de aparatosidad y suntuosidad inusuales en la época. Fue pintor de cámara del rey Carlos IV.
3
FEDERICO MADRAZO Y KUNTZ
(1815-1894), nacido en Roma, era hijo del anterior y de madre alemana. Fue un pintor romántico académico de corte francés, que cultivó tanto el género del retrato como el de la pintura histórica. Atravesó tres fases en su carrera. Al principio se decantó por la estética purista, de gran detallismo. Más tarde suavizó los contornos y su pintura se volvió más espontánea. Finalmente retornó a la tradición. Su formación en el dibujo hizo que predominara en él casi siempre la línea sobre el color. Pintó retratos para la aristocracia y gracias a ello gozó de una situación social elevada que le permitió frecuentar ambientes privilegiados. Su pintura está definida por medio de una pincelada prieta y muy brillante. Amigo de Ingres, trabajó en su taller durante su estancia en París. En Roma estuvo en contacto con el pintor alemán Johann Friedrich Overbeck y el grupo de los nazarenos, quienes reforzaron su destreza innata para el dibujo. Fue pintor de cámara de la reina Isabel II y director de la Academia de San Fernando y del Museo del Prado.
4
RAIMUNDO MADRAZO Y GARRETA
(1841-1920), nació en Roma y fue discípulo de su padre. Después de estudiar en la Escuela de San Fernando de Madrid se trasladó a París, donde residiría el resto de su vida. Fue un retratista consumado al igual que su progenitor, y entre sus obras se encuentra el lienzo titulado La reina María Cristina, que se conserva en la Hispanic Society de Nueva York, institución de la que fue miembro. Su estilo desenfadado y colorista alcanzó su máxima expresión en el retrato femenino. En este sentido destacan de forma especial las obras que realizó inspiradas en la modelo Aline Masson.
5
RICARDO MADRAZO Y GARRETA
(1852-1917), nació en Madrid y es el último representante de la familia. Cultivó la pintura de género y, a diferencia de su hermano, estuvo bajo el círculo de influencia de su cuñado, el pintor Mariano Fortuny, aunque también se aprecia la herencia de su padre en los retratos. Entre estos últimos destaca el titulado Don Antonio Cánovas del Castillo, que se conserva en el Congreso de los Diputados de Madrid.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares