lunes, 26 de septiembre de 2011

Dinastía Tang





Dinastía Tang
Dinastía Tang, dinastía imperial china que gobernó desde el 618 hasta el 907, fundada por Li Yuan (que adoptó el nombre imperial de Gaozu), supuso una era de fuerza y brillantez sin precedentes en la historia de la civilización china.
El sistema de exámenes para acceder a la función pública estaba tan bien estructurado que en lo básico sobrevivió hasta el siglo XX. Los órganos del gobierno imperial y de los gobiernos locales fueron reestructurados y ampliados para lograr una administración centralizada, y se promulgó un elaborado código de leyes administrativas y penales. La capital Tang en Chang’an (actual Xi'an) era un centro de tolerancia cultural y religiosa. Tanto los chinos como los inmigrantes practicaban las más diversas religiones, entre ellas el cristianismo nestoriano. El comercio exterior se llevaba a cabo con Asia central y occidental a través de las rutas de las caravanas, y con Oriente Próximo por mar a través del puerto de Cantón. Con los Tang, el poder chino se extendió sobre Corea, Dongbei Pingyuan (Manchuria) del sur y Vietnam del norte, y su influencia cultural llegó hasta Japón y aun más allá. En el oeste, mediante alianzas con tribus de Asia central, los Tang controlaron el río Tarim e hicieron llegar su influencia hasta lo que hoy en día es Afganistán.
2
LOS PRIMEROS TANG
Li Yuan comenzó como alto oficial en la corta dinastía Sui que había reunificado China, luego se rebeló, cuando en el año 617 el último emperador Sui huyó a causa de los levantamientos, y tomó la capital. Primero entronizó a un pequeño príncipe Sui, pero al año siguiente tomó el trono él mismo con el título dinástico de Tang. Antes del 624, la resistencia a la nueva dinastía había sido sofocada, aunque con importantes daños en las provincias centrales de Hebei y Henan, y Li Yuan promulgó un nuevo código de gobierno basado en antecedentes Sui. En el 626, su hijo Li Shimin (Taizong), un hábil general que al parecer instigó la primera rebelión Tang, se apoderó del gobierno, mató a sus hermanos rivales y obligó a Li Yuan a abdicar. En tanto que su padre vivió retirado hasta el año 635, el nuevo emperador resultó ser un gobernante brillante y activo, consolidó el gobierno Tang, se rodeó de hábiles ministros y acabó con las amenazas turcas y tibetanas con respecto a la Rutas de la Seda del norte. El sucesor de Li Shimin, Gaozong, accedió al poder en el 649, pero hasta su muerte en el 683 fue una figura débil, cada vez más dominado por su segunda consorte, antigua concubina imperial y futura emperatriz, Wu Zetian. Las instituciones Tang se fortalecían, mientras que los ejércitos chinos se adentraban cada vez más en Asia central y conquistaron Corea, aunque a partir del 670 China se vio obligada a retroceder desde estas fronteras y a establecer enormes ejércitos en la frontera. A la muerte de Gaozong, la emperatriz Wu situó a Zhongzong como emperador, y después le sustituyó por su hermano Ruizong, más dócil. Se deshizo despiadadamente de los que se le oponían dentro de la jerarquía, haciéndose ella misma con el trono en el año 690 como emperatriz única de China. Debido a las crecientes crisis institucionales y políticas, sus ministros la destituyeron y restauraron a Zhongzong en el año 705. Se produjo una confusa lucha de sucesión cuando la emperatriz le envenenó en el 710, pero en el 712 había triunfado su hijo Xuanzong (Hiuan-Tsong), iniciando un reinado dignamente caracterizado por su título póstumo de Ming Huang (‘Emperador brillante’).
3
SISTEMA ADMINISTRATIVO
La fuerza económica y militar del imperio Tang estaba basada en un sistema de reparto equitativo de la tierra entre los varones adultos. El impuesto agrícola per cápita pagado por los propietarios de las parcelas era la principal fuente de ingresos del gobierno, y el periódico servicio militar que debían cumplir era la base del poder militar Tang. Sin embargo, el gobierno tuvo que enfrentarse a dificultades debido a los estados libres de impuestos y a las importantes concesiones de tierras a aquéllos que favorecía. A consecuencia del crecimiento demográfico, hacia el siglo VIII, los propietarios heredaron parcelas muy reducidas, aunque el impuesto anual per cápita siguió siendo el mismo. Los campesinos abandonaban sus parcelas, reduciendo los ingresos del gobierno y desguarneciendo el Ejército. Las zonas fronterizas no podían seguir siendo protegidas por las fuerzas militares. En las fronteras se estableció un sistema de encomiendas, y con frecuencia la defensa era ejercida por tropas y comandantes extranjeros.
4
LA CULTURA TANG
La dinastía Tang conoció un gran desarrollo cultural. Las instituciones y la cultura Tang fueron adoptadas e imitadas en Corea y en Japón, mientras que la cultura Tang se beneficiaba de las influencias cosmopolitas del lejano imperio. El budismo chino alcanzó su punto culminante con los primeros Tang, con el famoso peregrino Xuan Zang, quien trajo consigo los conocimientos de los sutras budistas de la India a mediados del siglo VII; también el islam, el maniqueísmo e incluso el judaísmo estaban representados en la China Tang. Misioneros budistas Tang destacaron a la hora de difundir la religión por Japón y Corea.
Los escritores Tang trazaron el curso de la literatura china. Los primeros poetas, Li Bo, Wang Wei y Du Fu, y sus sucesores Bay Juyi, Li He (Li Ho) y Li Shangyin, así como el maestro de la prosa Han Yu, fueron posiblemente los mayores poetas chinos jamás conocidos. En el arte chino, el ya referido Wang Wei, Wu Daozi y otros, establecieron las formas y los estilos que serían desarrollados en dinastías posteriores, al mismo tiempo que la escultura y la cerámica alcanzaron una notable brillantez. La música china alcanzó su forma definitiva, con música e instrumentos turcos y de otros países (tales como el laúd o la flauta), que pasaron a formar parte de la tradición china. Todos estos avances tuvieron una enorme influencia sobre la cultura de toda Asia oriental.
5
REBELIÓN DE AN LUSHAN
El reinado de Hiuan-Tsong (Xuanzong) comenzó con importantes reformas gubernamentales y victorias frente a los turcos y los tibetanos. Como gran mecenas de las artes y las enseñanzas religiosas, el emperador presidió una corte brillante de inmensa creatividad cultural. Se incrementó el suministro de cereales y la recaudación de impuestos para la capital, fortaleciendo de este modo al gobierno. La China Tang alcanzó unos niveles de magnificencia hasta entonces inimaginables.
Sin embargo, las reformas habían tendido a concentrar el poder en manos de los ministros. Además, el brillante emperador se enamoró de la joven concubina Yang Guifei y dejó poco a poco el gobierno en manos del dictatorial ministro Li Linfu. Se permitió a Yang que colocara a sus amigos y parientes en importantes cargos del gobierno. Uno de sus favoritos era el hábil general turco An Lushan, que se enfrentó con el primo de Yang para conseguir el control del gobierno tras la muerte de Li Linfu en el 752, emprendiendo una terrible rebelión tres años después : primero Luoyang y después Chang’an fueron saqueadas por los ejércitos de An Lushan provocando la salida del emperador que huyó a Sichuan; más tarde, tropas amotinadas forzaron la ejecución de Yang Guifei y la China Tang cayó en el caos.
La paz no volvió hasta el año 763, mediante las alianzas que los Tang realizaron con tribus de Asia central. Millones murieron, y la devastación de Henan y Hebei provocó un salto histórico de población y de poder político, desde el centro cultural del norte de China hasta la región del río Yangzi Jiang (Yang-tsê). El heredero de Hiuan-Tsong usurpó el trono, y posteriores emperadores Tang igualaron la fortaleza de sus grandes predecesores. Después de la rebelión, el gobierno central no volvió a ser capaz de controlar las encomiendas militares de las fronteras. Algunas encomiendas se convirtieron en reinos hereditarios que solían ocultar impuestos al gobierno central. El sistema de encomiendas llegó a otras zonas de China, y en el siglo IX la única zona que quedaba realmente bajo el control del gobierno central era Shaanxi.
6
PERSECUCIÓN Y DESUNIÓN RELIGIOSA
El declive del budismo y el resurgimiento del confucianismo durante el final de la dinastía Tang desembocó en una enérgica y nueva ideología, el naciente neoconfucionismo, que fue la base de una duradera civilización en siglos posteriores. Aunque el budismo había alcanzado el punto culminante de su popularidad durante los pacíficos y prósperos años de los primeros Tang, a mediados de la dinastía apareció una clase de oficiales letrados, de creencias básicamente confucionistas, que veían en el budismo una fuerza desorganizadora de la sociedad china. En el año 845, el entonces emperador comenzó una persecución a gran escala de los budistas. Más de 4.600 monasterios y 40.000 templos y santuarios fueron destruidos, y más de 260.000 monjes y monjas budistas fueron obligados a volver a la vida seglar. También otros grupos religiosos acataron el control estatal.
El crecimiento social y económico preservó la unidad durante los años de fragmentación política. Los gremios, el uso de billetes y la centralización comercial comenzaron durante los últimos años del periodo Tang.
Las presiones de los tibetanos por el norte, y del reino de Nanchao (Nan-chao o Nanzhao) por el sur, agotaron los recursos militares Tang durante el siglo IX. Las rebeliones y los desórdenes aumentaron, y en el 880 un ejército de campesinos rebeldes invadió una vez más Chang’an, obligando al emperador a huir. Aunque oficialmente la dinastía duró hasta el año 907, el poder Tang no volvió a ser restaurado después de este último desastre, y China se desintegró, definitivamente desde esa fecha, en los principados feudales del periodo conocido como de las Cinco Dinastías, que habría de durar hasta la instauración de la dinastía Song en el 960.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares