viernes, 6 de mayo de 2011

Costumbres de Brasil



El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Brasil
Matrimonio y familia
Para que un matrimonio sea oficial es necesaria una boda civil. Mucha gente celebra además una ceremonia religiosa. Las fiestas de boda requieren muchas veces grandes preparativos y se celebran con mucha comida, bebida y música.
Las familias son tradicionalmente grandes. Los lados maternos y paternos de la familia son igualmente importantes. Los viejos que ya no pueden cuidar de ellos mismos viven con sus hijos y se considera impropio enviarlos a asilos. La tradición de la autoridad del hombre sobre la mujer en la familia brasileña es reemplazada poco a poco por una mayor igualdad entre los sexos, y las mujeres tienen cada vez más acceso a puestos de trabajo fuera de casa. Los hijos suelen abandonar el hogar cuando se casan. Los hijos varones lo abandonan a veces antes a causa de sus empleos. Los miembros de la familia cuentan unos con otros para ayudarse, y los jóvenes trabajan muchas veces fuera de casa para contribuir al mantenimiento de sus familias.
Las comidas
El desayuno suele componerse de café com leite (café con leche), pan, queso o mermelada y mantequilla. El almuerzo y la cena pueden incluir judías, arroz, carne, ensalada, frutas, patatas y pan. La cocina varía en cada región. En Bahía y en otros estados del norte con fuerte influencia africana, las comidas se aderezan a menudo con aceite de dendê (aceite de palma). En Río de Janeiro, la feijoada (frijoles con carne de vacuno, cerdo, salchicha, lengua y a veces con oreja, morros y rabo de cerdo) es un plato muy popular y un modo hábil de aprovechar restos de comida. A los habitantes del sur les gusta el churrasco, una barbacoa con diferentes carnes. Bife a cavalo com fritas (carne con huevo y patatas fritas) es un plato típico en muchas áreas. Además del café, el alcohol y los refrescos, los brasileños del sur beben chimarrão, una infusión de hierbas sin azúcar. Son muy populares también las batidas (batidos), hechas de zumo de frutas y alcohol.
A las comidas suelen seguir charlas acompañadas de un café solo (cafezinho). El cafezinho se puede tomar varias veces al día. En los restaurantes se pide la cuenta con las palabras A conta, por favor.
Hábitos sociales
Los brasileños suelen saludarse con un apretón de manos, pero los buenos amigos se abrazan a menudo. Las mujeres, con frecuencia, se besan mutuamente en las mejillas, aunque en realidad apenas si se tocan las mejillas y besan el aire. Saludos habituales son Como vai? (¿cómo estás?) y Tudo bem? (¿todo va bien?). Los amigos se saludan a veces con un simple Oi (hola). Cuando alguien entra en un pequeño grupo o sale de él, lo cortés es dar la mano a todos los presentes. Tcháu (adiós) o Até logo (hasta la vista) son fórmulas habituales de despedida.
El suave clima tropical de Brasil permite pasar mucho tiempo al aire libre. Muchos hogares están construidos con patios abiertos, aunque a la sombra, y con patios interiores. Son habituales los cafés con terrazas y los restaurantes con jardín. La gente muchas veces cena a una hora tardía y permanece reunida hasta altas horas de la noche.
Entretenimiento
El deporte nacional es el futebol (fútbol). El fútbol fue introducido en Brasil en torno a la I Guerra Mundial por ingenieros de ferrocarriles escoceses. La selección nacional de Brasil figura desde hace muchos años entre las mejores del mundo, y tiene en su haber varias victorias en la Copa del Mundo. Es tan grande la pasión por el fútbol que es muy normal que los negocios y las escuelas cierren cuando se disputan importantes partidos internacionales. Los seguidores de los diferentes clubes suelen mezclarse pacíficamente en los estadios, aunque en los últimos años las rivalidades futbolísticas hayan provocado algunos incidentes violentos en São Paulo y Rio de Janeiro.
Otros deportes populares son baloncesto, voleibol, náutica, pesca, natación y carreras de automóviles. Todo el país estuvo de luto cuando Ayrton Senna se mató en un accidente en la temporada de 1994 del Gran Premio de Fórmula 1. Ir a la playa, reunirse, ver televisión o cine, bailar y escuchar música son otras actividades de ocio. Las fiestas regionales y los bailes tradicionales son muchas veces acontecimientos animados.
Fiestas
En Nochevieja (31 de diciembre), aparte de las tradicionales fiestas de esa noche, miles de creyentes de las religiones de candomblé y umbanda celebran una fiesta especial en las playas de Brasil —en São Paulo, Río de Janeiro y Bahía sobre todo— en honor de Iemanjá, la diosa del mar. Sobre manteles rodeados de velas encendidas se colocan las ofrendas traidas por los devotos a la diosa. A medianoche, los reunidos, vestidos de azul y blanco, entran con sus ofrendas en el agua. Si las olas llevan las ofrendas mar adentro, es un buen presagio pero si las devuelven a la costa, es un mal presagio.
El Carnaval, cinco días de fiesta antes del Miércoles de Ceniza, en febrero o marzo, es la fiesta brasileña más famosa. Se caracteriza por alegres desfiles callejeros, música, bailes de samba, fiestas y vistosos disfraces. La mayoría de las tiendas y oficinas cierran a lo largo de todo el festival. Muchos brasileños gastan un montón de tiempo y dinero para su participación en el carnaval. Algunos están preparando todo el año las carrozas, los disfraces y los bailes del festival siguiente.
Los brasileños festejan la Pascua, desde el Viernes Santo hasta el Domingo de Resurrección. El 21 de abril se celebra el Día del Tiradentes, como parte de la Semana de la Inconfidência que conmemora el fallido levantamiento por la inpendencia brasileña de 1789. Joaquim José da Silva Xavier fue martirizado en el levantamiento. Le llamaban Tiradentes ('sacamuelas') porque era dentista.
El Día del Trabajo se celebra el 1 de mayo. Corpus Christi, la fiesta católica de la Eucaristía, es fiesta oficial y se celebra el jueves que sigue al Domingo de la Santísima Trinidad, que suele ser en alguna fecha de mayo o junio. Las Festas Juninas (festivales de junio), sobre todo para niños, se celebran localmente con ferias y actividades similares, coincidiendo con las fiestas de San Juan y de San Pedro. El Día de la Independencia (7 de septiembre) conmemora la liberación de Portugal en 1822. Nossa Senhora Aparecida es una fiesta oficial del 12 de octubre. El día de Difuntos se celebra el 2 de noviembre y la Proclamación de la República (15 de noviembre) conmemora el día de 1889 en que Brasil fue proclamado una república. En Nochebuena se celebra la principal comida de Navidad y se intercambian regalos, pero los regalos de Papá Noel (Santa Claus) aparecen en la mañana del día de Navidad (25 de diciembre). Hay también varias fiestas locales y estatales.



Leer más...

Costumbres de Bolivia



El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Bolivia
Matrimonio y familia
Los hombres suelen casarse entre los 20 y 25 años de edad y las mujeres lo hacen entre los 19 y 23. La gente no se casa por lo general hasta que no ha logrado cierta seguridad financiera. Una boda en la iglesia sigue normalmente a la ceremonia legal civil, y después se celebra una recepción y un baile. El gran número de matrimonios de hecho es resultado de la circunstancia de que muchos bolivianos, especialmente los que viven en zonas rurales, no pueden pagar una boda formal. Los hijos suelen vivir con sus padres hasta que se casan y en ocasiones incluso después.
La mayoría de las parejas acomodadas tienen sólo uno o dos hijos, pero las familias más pobres son tradicionalmente numerosas. El padre toma la mayoría de las decisiones familiares, aunque la madre tiene mucha influencia en asuntos del hogar. Para las mujeres es cada vez más común trabajar fuera de casa: las mujeres representan actualmente el 43,5% (2006) de la población activa. Muchas de las personas mayores viven con sus hijos y sus familias.
Las comidas
Las patatas y el arroz son los principales alimentos básicos, aunque la sopa, la fruta, la leche y el queso ocupan también un lugar importante en la dieta de los bolivianos. Muchos platos están fritos y las especias se usan profusamente en la cocina. Los desayunos suelen ser ligeros: té o café, pan y acaso queso. La comida principal se toma tradicionalmente a mediodía y consiste normalmente en una sopa y un plato principal. En las ciudades, mucha gente disfruta de salteñas (empanadas de carne o pollo con patatas, olivas y pasas) hacia las 10 horas. Los restaurantes en ciudades como La Paz sirven una variedad de platos de la cocina europea.
Hábitos sociales
Los bolivianos de habla española suelen saludar a amigos y conocidos con un cordial ¡Buenos días!, ¡Buenas tardes! o ¡Buenas noches!. ¡Hola! y ¿Cómo estás? son también fórmulas comunes. El tratamiento de señor, señora o señorita se usa para presentaciones o para desconocidos, como los tenderos. Los saludos van acompañados normalmente de apretones de mano.
Los bolivianos dejan poco espacio personal y se acercan mucho uno a otro para sus conversaciones. El abrazo es un saludo frecuente entre amigos íntimos y parientes. Se compone de un abrazo, un apretón de manos, dos o tres golpes en el hombro y otro apretón de manos. Las amigas se abrazan muchas veces y se besan mútuamente en las mejillas. Las mujeres caminan muchas veces una del brazo de la otra y los adolescentes se cogen a veces las manos. Entre desconocidos no se usa el nombre de pila. Las despedidas usuales en español son Hasta luego o Hasta mañana. Entre amigos se usa también el informal Chau o Chau, chau. Adiós implica normalmente que uno parte por un período prolongado, por lo que se puede usar para despedir a alguien que emprende un viaje.
A los bolivianos les gustan generalmente las visitas. Ir a ver a un amigo o pariente demuestra que uno piensa en él. Los anfitriones tratan de dar al invitado la impresión de que toda la familia le da la bienvenida y no tiene prisas para verle partir. Los invitados traen muchas veces flores y otros regalos pequeños, y pueden ser obsequiados ellos mismos con alguno. Tradicionalmente, los regalos envueltos no son abiertos en presencia de la persona que los trae. Los visitantes se dirigen muchas veces a sus anfitriones por sus nombres de pila, precedidos en ocasiones por don o doña. Así muestra el invitado su respeto por el anfitrión y al mismo tiempo su familiaridad con él.
Entretenimiento
El fútbol es popular en todo el país. La popularidad de los otros deportes varía de región en región. Entre las actividades de ocio figuran ver la televisión (en zonas urbanas), las visitas (sobre todo en zonas rurales) o la participación en fiestas y otros acontecimientos con bailes y cantos.
Fiestas
Los días de fiesta incluyen Año Nuevo (1 de enero), Carnaval (el sábado antes del Miércoles de Ceniza), Día del Mar (23 de marzo), Semana Santa (en marzo o abril) el Día del Trabajo (1 de mayo), el Día de la Independencia (6 de agosto), el día de Todos los Santos (1 de noviembre) y Navidad (25 de diciembre). En Nochebuena, los niños colocan sus zapatos viejos en una ventana para que Santa Claus se los lleve a cambio de regalos nuevos.
En carnaval, las personas se disfrazan, bailan, se mojan unas a otras y comen confite (dulces rellenos de nueces o frutas). El Día del Trabajo está dedicado a trabajos de la comunidad. Cada una de las nueve provincias celebra sus fiestas regionales ricas en folclore y las fiestas en honor del santo patrón tienen lugar en casi cada pueblo.




Leer más...

Costumbres de Botsuana




El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Botsuana
Matrimonio y familia
A causa de los gastos que implica un matrimonio formal, más de la mitad de las parejas viven juntas sin casarse. En las ceremonias tradicionales, los invitados pasan dos o más días comiendo, bebiendo, bailando y pronunciando discursos. Cuando una pareja se compromete, las dos familias inician negociaciones sobre el bogadi (el precio de la novia) que la familia del novio debe entregar a la de la novia. Las bodas civiles a veces son seguidas de celebraciones tradicionales.
En Botsuana, el nombre de los niños está relacionado con alguna circunstancia del nacimiento; también se les da un diminutivo, por el que son conocidos en casa. Los estudiantes suelen imponerse un apodo para usar en la escuela.Tradicionalmente, el nombre del padre se convertía en el apellido del hijo; en la actualidad, los hijos toman el apellido del padre. Cuando una mujer tiene su primer hijo, empieza a ser llamada como madre de ese hijo (por ejemplo, Mma Jamey en setsuana o Bakajamey en tjikalanga).
Originalmente, la población vivía en grandes aldeas, con las tierras de cultivo y de pasto a una cierta distancia. Con las mujeres en el masimo (campo) y los hombres en los puestos del ganado, las familias pasaban separadas buena parte del tiempo. En 1852, algunos colonos holandeses de Suráfrica se trasladaron al área y empezaron a constituir una amenaza para los botsuanos. Los jefes tsuana pidieron a los ingleses que les protegieran de esos inmigrantes, conocidos como boers; de ese modo, en 1885, el área se convirtió en una colonia británica. Durante la época colonial, muchos hombres empezaron a trabajar en las minas de Suráfrica. Más tarde, los jóvenes se trasladaron a las ciudades en busca de trabajo, pero las familias permanecieron unidas por los lazos creados entre los miembros de la familia extensa.
En la actualidad, aunque pocos hombres trabajan en Suráfrica, una búsqueda continua de trabajo mantiene a las familias separadas. Por ejemplo, en el caso de un matrimonio de profesores, cada cónyuge puede trabajar en una punta del país. Al estar los hombres ausentes con tanta frecuencia, las mujeres son las principales responsables de la familia, la agricultura y las actividades empresariales. En áreas rurales, las mujeres dirigen la mayoría de las familias, aunque a menudo reciben la ayuda de los miembros de la familia extensa que viven cerca.
Las comidas
El bogobe (gachas), hecho con mabele (sorgo), maíz o mijo (en el noreste), es un alimento básico. Se sirve ligero y a menudo agrio en el desayuno, y espeso en la comida y en la cena. El bogobe se acompaña de una salsa para dar variedad a las comidas. Una salsa popular se elabora con cebollas, caldo de pollo y salsa de tomate. El paleche (maíz blanco), aunque vulnerable a la sequía, está reemplazando al sorgo como grano principal.
Muchas personas toman té, mageu (una espesa bebida de sorgo) o unas gachas ligeras llamadas motogo en el desayuno. A algunos les gusta tomar té y dikuku, una pasta muy frita, en el desayuno o en la comida. Varias frutas y verduras se comen en temporada. El phane, gusanos recogidos en los árboles de mophane, en el noreste, se considera una delicia y se seca en cenizas calientes antes de comerlo. Se crían cabras y pollos para aprovechar su carne; el ganado se sacrifica en las ocasiones especiales, como bodas y funerales. En las bodas se sirve arroz en lugar de bogobe.
Los hábitos alimentarios varían en los hogares urbanos y rurales, pero la mayoría de las familias toman la comida de cuencos y platos comunes. Los niños comparten un cuenco, y los invitados reciben platos separados. Se usan cubiertos, pero algunos alimentos se comen con las manos. Se suele dejar algo en el plato, para que los anfitriones piensen que la comida ha sido abundante. Los invitados suelen decir Ke itumetse (estoy satisfecho) para dar las gracias a los anfitriones. Las bebidas nunca se comparten.
Hábitos sociales
Cuando se saluda a un conocido, a una persona mayor o a alguien con una posición social superior, el saludo verbal tsuana se acompaña de un apretón de manos con la mano derecha, mientras la izquierda sostiene el codo. Más que un apretón, es un ligero toque con las palmas y las yemas de los dedos. Las personas mayores o las que se aproximan saludan primero. Los saludos más frecuentes entre adultos son Dumela Rra, O tsogile jang? y Dumela Mma, O tsogile jang?, que significan 'saludos señor/señora, ¿cómo se ha despertado?' La respuesta más habitual es Ke tsogile sentle (me he levantado bien). Entre niños e iguales se usan saludos informales. Por ejemplo, la respuesta setsuana a O kae? (¿cómo estás?) es Ke teng (literalmente, 'estoy aquí', que quiere significar 'estoy bien'). Tsamaya sentle (que le vaya bien) se dice cuando alguien se marcha; y Sala sentle (espera), para que alguien se quede.
Los saludos varían en otros grupos étnicos. Por ejemplo, entre los kalanga la persona más joven siempre saluda primero. Los jóvenes saludan a los mayores extendiendo ambas manos o dando palmadas; la persona mayor responde besando ambas manos y preguntando Wa muka? (¿estás bien?).
Las personas pueden presionar sus manos —las palmas y los dedos— frente al pecho antes de aceptar un regalo con ambas manos. Los regalos se entregan con ambas manos o sólo con la mano derecha, mientras la izquierda sostiene el codo. Es de mala educación caminar entre dos personas que están hablando. Si la situación no se puede evitar, es necesario inclinarse por debajo del nivel de la conversación y decir Intshwarele (perdón). Para mostrar respeto por las personas mayores durante la conversación, las más jóvenes miran hacia el suelo en vez de a los ojos.
Los familiares se visitan tan a menudo como pueden. La mayoría de las visitas no se conciertan previamente, ya que pocas personas disponen de teléfono; los visitantes inesperados son bienvenidos. A los invitados se les ofrece agua o té para beber. Las personas que llegan a la hora de la comida, por lo general, se quedan a comer con la familia. Los invitados que no tienen hambre suelen probar la comida y llevarse una ración a su casa. Los familiares de las áreas urbanas suelen llevar alimentos básicos y enseres domésticos como regalos, mientras en las áreas rurales aportan frutas y verduras de la estación. No se espera que los conocidos lleven regalos.
Gran parte de la vida social se desarrolla en las tiendas, en las actividades organizadas por las iglesias y en los surtidores donde la gente se abastece de agua. Los hombres se reúnen en los depósitos locales que venden chibuku (cerveza de sorgo).
Entretenimiento
A la población de Botsuana le gusta hacer visitas, bailar, cantar y practicar deportes. Los hombres jóvenes juegan al fútbol; existen muchos equipos en las aldeas. En las escuelas los estudiantes pueden practicar el atletismo, la marcha, el salto y el lanzamiento de disco, así como el fútbol, el béisbol, el voleibol y el baloncesto entre otros deportes de pelota. Las escuelas también promueven coros y grupos de danzas tradicionales que actúan en actos públicos. Los bailes tradicionales, con acompañamiento de tambores tocados por mujeres, son populares en las aldeas. En las actuaciones públicas, algunos danzadores emiten fuertes silbidos para dirigir los movimientos. Los bailes de salón son populares en las ciudades, especialmente entre los profesionales jóvenes.
Fiestas
Botsuana celebra el Año Nuevo los dos primeros días del mes de enero. La Pascua se festeja desde el Viernes Santo, el viernes anterior a la Pascua, hasta el Lunes de Pascua. Las celebraciones tienen como centro la iglesia y la familia. La festividad de la Ascensión, 40 días después de la Pascua, rememora el día en que Jesucristo subió a los cielos.
El Día del Presidente es una fiesta que se celebra el tercer fin de semana de julio. Durante ese fin de semana de cuatro días, muchas personas regresan a sus aldeas de origen para estar con sus familias extensas. El programa de esa fiesta, promovida por el Estado, se abre con una oración e incluye bailes y canciones tradicionales, discursos y poemas de alabanza. El Día de Botsuana, el 30 de septiembre, conmemora la independencia de Botsuana del Reino Unido, alcanzada en 1966.
La Navidad es la fiesta más importante; durante esos días festivos, los botsuanos regresan de nuevo a sus aldeas de origen. Los miembros de la familia suelen regalarse ropas nuevas en esta época. El Boxing Day (26 de diciembre) deriva de una vieja costumbre inglesa; en esta fecha, los trabajadores del comercio y de las industrias de servicios llevaban pequeñas cajas de barro para recoger las propinas. En la actualidad, es un día para descansar y hacer visitas.



Leer más...

Costumbres de Benín




El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Benín
Matrimonio y familia
El matrimonio se considera una alianza entre dos familias y la mayoría de los benineses concede una gran importancia a los ritos matrimoniales tradicionales, que son muy variados. Los cristianos y los musulmanes combinan sus rituales respectivos con costumbres locales. Las mujeres de más edad de la familia de la novia presiden una ceremonia en la que aceptan los regalos del novio y aprueban oficialmente el matrimonio. El precio de la novia —que la legislación ha tratado de erradicar— y el coste de una boda apropiada son tan altos que la ceremonia puede posponerse durante meses o años, hasta que la situación económica lo permite. En tales casos, las parejas viven juntas y tienen hijos como si estuvieran casadas.
Aunque las familias nucleares se han vuelto cada vez más comunes en las áreas urbanas, en las rurales la mayoría de la población aún sigue el esquema tradicional de vida; así, la familia extensa vive en un conjunto de casas rodeadas por una valla o cerca, con un patio y un pozo comunes, espacios para los animales y un área para cocinar. Los principios de tolerancia y de apoyo mutuo dirigen la vida de la familia extensa, cuyos miembros trabajan juntos y comparten los productos de su labor. Se considera una desgracia mantener malas relaciones dentro de la unidad familiar. En las ciudades, el alejamiento de la estructura familiar tradicional y el abandono del principio de apoyo mutuo ha provocado algunos conflictos sociales, al no compartirse el éxito con otros miembros de la familia extensa.
La poligamia es legal, pero no es muy practicada. La costumbre de tener dos mujeres está más extendida en las áreas septentrionales que en las meridionales. El padre es el cabeza de familia, pero las mujeres hacen gran parte del trabajo —crian a los hijos, cultivan y comercian— por lo que son muy respetadas. Las mujeres mayores gozan de una estima especialmente alta. La mayoría de las familias tiene varios hijos; los padres desean tener al menos un hijo varón para perpetuar el nombre de la familia.
Las comidas
Los benineses prefieren las comidas picantes y condimentadas. En el sur, la comida básica diaria es un guiso picante que se toma con unas gachas duras hechas con harina de maíz (wo, amiwo). La harina de batata (amala o loubo) se usa en áreas de Yoruba, y la harina de mijo y sorgo en el norte. Los platos se acompañan de batata machacada, batata frita o cocida y mandioca, ñame, plátanos fritos y garri, una especie de sémola elaborada con mandioca y que también se toma con cualquier clase de carne o sopa, o se diluye y se bebe como unas gachas con azúcar o leche. Cocido en agua, el garri puede servirse como acompañamiento (llamado eba) de la carne. Las judías son populares y cada vez más gente come arroz, que en su mayor parte es importado. Los guisos benineses pueden tener muchos ingredientes, como verduras y hojas, quingombó, cacahuetes y pulpa de nuez de palma.
Los benineses se alimentan de una gran variedad de frutas tropicales (plátanos, mangos, naranjas, papayas, aguacates, mandarinas y piñas) y toman un refrigerio por la mañana y a última hora de la tarde. La carne se reserva para las ocasiones especiales, ya que es cara; las más populares son el pollo, la cabra, la vaca y la rata de la caña de azúcar, considerada un manjar. Casi todas las partes del animal se comen. En áreas urbanas también se prepara cocina francesa. En el sur, hay una gran abundancia de marisco fresco.
En las áreas rurales de Benín, los trabajadores agrícolas toman algo durante la mañana, a menudo en los campos. Almuerzan en casa por la tarde y cenan por la noche. Los asalariados pueden hacer una, dos o tres comidas al día, dependiendo de sus medios. En las áreas urbanas, la gente suele desayunar entre las 7 y las 10, comer entre las 13 y las 15 horas, y cenar entre las 19 y las 22 horas. Pueden usarse cucharas y otros utensilios para algunas comidas, pero en general se prefiere emplear la mano, especialmente para el quingombó o la batata machacada. En casa, los comensales toman los alimentos de una fuente común (los hijos comparten una y los padres otra). Suele servirse primero al padre, y las familias comen juntas. En áreas del norte, sin embargo, cuando hay invitados masculinos, las mujeres comen aparte.
Hábitos sociales
Un saludo apropiado siempre precede a la conversación. Los hombres suelen estrecharse la mano derecha; es la persona de más edad la que inicia el saludo. Una mujer sólo estrecha la mano de un hombre cuando el hombre le tiende la mano. Para mostrar un respeto especial, en particular a una persona mayor, se suele hacer una ligera reverencia y sostener con la mano izquierda el codo derecho durante el apretón de manos. En las ciudades, los jóvenes chasquean los dedos cuando se estrechan la mano. En las áreas urbanas, muchos familiares y amigos se besan tres o cuatro veces, alternativamente, en las mejillas. En las áreas rurales, hacen lo mismo y añaden un beso en la boca.
Los fon preguntan A fon dagbe a? (¿te has levantado bien?), mientras los yoruba dicen E Karo (buenos días). Expresiones similares en otras lenguas se usan en todo el territorio de Benín. Las personas de una misma edad y de una misma condición usan sus nombres o apodos cuando se saludan. Los títulos se reservan para las funciones oficiales. Es de mala educación llamar a una persona mayor por su nombre, y lo correcto es utilizar las palabras hermano o hermana (fofo o dada entre los fon) y tío o tía. Si el hijo mayor se llama Dossa, por ejemplo, los padres son llamados Dossanon (madre de Dossa) o Dossato (padre de Dossa).
Las muestras públicas de afecto son inaceptables, pero los amigos del mismo sexo suelen cogerse las manos o tocarse cuando hablan o pasean. Es importante mostrar respeto por las personas mayores. No debe interrumpirse a una persona mayor cuando habla ni dirigirse a ella con las manos en los bolsillos o con un sombrero en la cabeza. Para mostrar respeto por las personas mayores, se evita el contacto visual.
Se considera una deferencia visitar a los amigos y familiares, y no es necesario notificar la visita con antelación. Los visitantes son calurosamente recibidos y como mínimo se les ofrece agua para beber. El anfitrión puede tomar un sorbo antes de ofrecer a los demás, y en las áreas rurales los invitados vierten un poco en la tierra para mostrar respeto por los muertos.
Si los visitantes llegan durante la comida, los anfitriones se sienten obligados a ofrecerles algo de comer. Aunque es rudo no probar al menos la comida, los visitantes pueden declinar cortésmente ingerir una comida completa. Los visitantes piden permiso antes de marcharse; cuando el anfitrión está de acuerdo, el invitado es acompañado hasta la puerta y, a veces, hasta más lejos. La reciprocidad constituye una parte importante de las relaciones, de modo que los que hoy son invitados, mañana serán anfitriones.
Aunque gran parte de la vida social se realiza en las casas, el mercado es también un lugar habitual de encuentro. Cada ciudad o aldea tiene un día de mercado todas las semanas, durante el cual la gente se reúne para charlar.
Entretenimiento
A los benineses les gusta visitarse; ésta es la forma principal de entretenimiento. Muchos eventos sociales están íntimamente relacionados con la familia o con ceremonias religiosas. Algunas personas son aficionadas al fútbol y otros deportes, como el baloncesto, el balonmano y el boxeo. La lucha libre goza de gran aceptación en el norte. Los televisores son escasos, pero la gente suele tener acceso a uno en algún lugar de la aldea, y grandes grupos se reúnen para ver programas populares o partidos de fútbol. Pocas personas pueden permitirse ir a restaurantes o hacer una excursión a la playa. Los benineses pasan parte del tiempo al aire libre, jugando a las cartas, a las damas o al adji (un juego de probabilidades muy popular). Los bailes tradicionales al ritmo de los tambores son populares.
Fiestas
Los benineses celebran el Año Nuevo el 1 de enero. El Lunes de Pascua, el lunes posterior al Domingo de Resurrección, es fiesta oficial. El Día Internacional de los Trabajadores se observa el 1 de mayo. La independencia de Benín de Francia, lograda en 1960, se festeja el 1 de agosto, y el Día Nacional (30 de noviembre) es una fiesta pública. También se celebra la Navidad (25 de diciembre).
Las dos fiestas musulmanas más importantes, cuyas fechas se calculan según el calendario lunar y por tanto varían de año en año, son el Odun Idi y el Odun Lea. La primera tiene lugar al final del mes de ayuno del Ramadán. El Odun Lea, la Fiesta Musulmana del Sacrificio, conmemora la decisión de Abraham de sacrificar a su hijo por voluntad de Alá. Además de esas fiestas, a lo largo del año se suceden diversas celebraciones locales en las áreas rurales.




Leer más...

Costumbres de Belice




El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Belice
Matrimonio y familia
Muchas jóvenes beliceñas se convierten en madres solteras, y muchos hombres engendran una serie de hijos de varias mujeres con las que nunca se casan formalmente, si bien pueden acogerse al matrimonio de hecho. Los casamientos religiosos son normalmente seguidos por una colorida recepción en la que se come, se escucha música y se baila.
Las familias suelen ser grandes y a menudo abarcan la familia extensa. Muchos beliceños se marchan a trabajar y a vivir en otros países, y es habitual que los abuelos críen a los nietos. Debido al gran número de padres ausentes, actualmente la población está compuesta en su mayoría por menores de edad en la Ciudad de Belice. Los hijos adultos suelen permanecer en la casa paterna hasta que contraen matrimonio o tienen hijos. Entre la población criolla, hay muchas familias uniparentales. En un pueblo criollo es común que la cabeza de la familia sea una mujer y que convivan varias generaciones de mujeres sin ningún hombre adulto. En la mayoría de los demás hogares, el padre ocupa la posición central. Las mujeres más jóvenes son más proclives que las de mayor edad a trabajar fuera de casa, pero se espera de ellas, en general, que se hagan cargo de las tareas domésticas y de la familia.
La baja densidad de población de Belice ha permitido al gobierno extender la propiedad de la tierra. La mayor parte de las familias tiene su propia casa en lugar de un apartamento, si bien en las áreas rurales puede ser una simple cabaña con techo de paja. En las zonas costeras, muchas casas se construyen sobre pilotes para protegerlas de las inundaciones después de las tormentas.
Las comidas
Los alimentos básicos más comunes son el arroz blanco y las alubias, que pueden servirse con pollo, carne vacuna, pescado o mariscos. Entre los maya, el maíz está integrado en casi todas las comidas, a menudo en forma de tortillas. Algunos de los platos más populares son los tamales, panades (costras de maíz frito con frijoles o pescado), pasteles de carne, escabeche (sopa de cebolla), chirmole (sopa) y garnaches (tortillas fritas con frijoles, queso y salsa). Abundan las frutas, como los plátanos, las naranjas, los mangos, las papayas y las limas. Es menor la variedad de vegetales, muchos de los cuales deben ser importados. En general, la población rural tiene una dieta menos variada que la de las ciudades.
En las áreas urbanas, el desayuno puede consistir en fruta, pan, queso, frijoles, huevos o cereales; en las rurales, a menudo se limita a los frijoles. Por lo general, la comida principal se hace a mediodía, aunque algunos grupos, como los kek’chi maya, toman la comida principal por la noche.
Las familias suelen comer juntas, y las escuelas y muchas empresas cierran a mediodía para que la gente pueda comer en su casa. Sin embargo, en algunas familias mayas y mestizas, las mujeres lo hacen después o aparte de los hombres. La costumbre exige que, en la mesa, las personas —en especial los niños— no hablen mucho mientras comen.
Hábitos sociales
Los beliceños son informales y amistosos en sus saludos. Se considera de mala educación no saludar, incluso a los sólo conocidos de vista o a un empleado o recepcionista cuando se entra en una empresa. Un simple movimiento de cabeza o de la mano basta cuando uno se cruza con alguien en la calle, y las personas conocidas también se pueden saludar con un Hey, how yu di do? (hola ¿cómo estás?) o Y’all right? (¿cómo estás?). Cuando se hace un alto para hablar con alguien, es habitual un apretón de manos. Entre amigos, se puede saludar chocando las palmas o los puños, o entrelazando los pulgares o todos los dedos. Los hombres se suelen palmear la espalda al tiempo que se estrechan la mano. Los mestizos dirán ¡buenos días!, ¡buenas tardes!, ¡buenas noches! o sólo ¡buenas! en cualquier momento del día. En criollo, se podría decir Wa di gwan? (¿qué tal?) o frases similares.
En situaciones formales, las personas se dirigen unas a otras usando sus títulos de tratamiento, pero de lo contrario, se emplean los nombres de pila. Los niños se suelen dirigir a sus mayores anteponiendo el señor o señora al apellido, y suelen responder a las preguntas diciendo Yes, ma’am (sí, señora) o No, sir (no, señor).
A partir de la introducción de la televisión en 1980, las visitas empezaron a desempeñar un papel cada vez menor en la vida de las ciudades, si bien siguen siendo importantes en los pueblos. Los beliceños suelen preocuparse porque sus visitas, incluso las inesperadas, se encuentren como en su casa. Las citas convenidas suelen producirse los fines de semana. Cuando se visita una casa, es probable que se inicie una larga conversación en la puerta antes de ser invitado a pasar al patio o al interior de la vivienda.
Entretenimiento
Los deportes más populares son el fútbol y el baloncesto, y los equipos de la liga cuentan con un apoyo entusiasta. Otros deportes que gustan en Belice son: el balonmano, el excursionismo, el boxeo, el ciclismo y el béisbol. Cada fin de semana de Pascua se celebra una carrera ciclista internacional campo a través.
Los conciertos y las fiestas escolares tienen una amplia acogida. Sólo hay un cine en la Ciudad de Belice; por eso, la gente ve los estrenos de películas en casa, a través de la televisión por cable y en video. Los beliceños son aficionados al reggae, al calypso, al soca y a otros tipos de música, como el punta-rock, que tiene sus raíces en la cultura garífuna.
Belice tiene la segunda barrera de arrecife más grande del mundo y cientos de pequeñas islas, llamadas cayos, que constituyen áreas populares de recreo para los habitantes urbanos.
Fiestas
La fiesta oficial más importante se celebra en septiembre. El carnaval, que se festeja con desfiles en las calles y fiestas, tiene lugar el sábado anterior al día del Cayo de San Jorge (10 de septiembre). El Día de la Independencia es el 21 de septiembre. Entre estas dos fiestas hay varias 'Celebraciones de septiembre'. Otras fiestas oficiales son: el Día del Barón Bliss (9 de marzo), en honor de un noble portugués que dejó su fortuna a Belice; el Día del Trabajo (1 de mayo); y el Día del Asentamiento de los Garífuna (19 de noviembre), que conmemora la llegada del pueblo garífuna a Belice. La Navidad es un tiempo para la familia, la religión y la comunidad; para la mayoría es una fiesta sosegada. El fin de semana de Pascua, la gente suele tomarse vacaciones.




Leer más...

Costumbres de Barbados




El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Barbados
Matrimonio y familia
Un número creciente de jóvenes elige no casarse hasta no tener una situación económica estable o haber empezado su carrera profesional. Las bodas son acontecimientos importantes en la vida de los bajans. Tradicionalmente, se celebran en las iglesias y a la ceremonia sigue una recepción de gala en un salón local, en un hotel o en un restaurante, y en la que se interpreta música a cargo de una banda de percusión original de la isla. Los vestidos de novia son similares a los que se visten en toda Europa occidental o en América del Norte, y las novias llevan largas colas. Las elaboradas tartas de las ceremonias nupciales las proprocionan las familias.
La familia extensa sigue siendo importante en Barbados, y los miembros pueden vivir juntos o unos cerca de otros. El padre está considerado como cabeza de familia, pero el papel de la madre en la crianza de los hijos es igualmente importante, si no lo es más. Son comunes las familias uniparentales, usualmente encabezadas por la madre. Muchas mujeres trabajan fuera de casa; el 47,2% (2006) de la plantilla laboral es femenina. Los abuelos suelen ocuparse de los nietos mientras las madres están trabajando. Muchos de los que han emigrado a los Estados Unidos, Canadá o el Reino Unido para encontrar trabajo mantienen los lazos familiares por teléfono, mediante visitas periódicas y enviando dinero a sus parientes de Barbados.
Algunas casas son de cemento y están pintadas de colores pastel, pero muchas familias viven en las tradicionales casas desmontables de madera apoyadas en las rocas de coral y elevadas un metro sobre el suelo para mejorar la circulación del aire. Las casas desmontables están diseñadas para armarse y desarmarse con facilidad porque en el pasado se pedía a los trabajadores de las plantaciones que se trasladasen de una zona a otra de trabajo. En la actualidad, estas casas ocupan lugares fijos y su construcción es tan sólida que pueden pasar de padres a hijos.
Las comidas
El plato nacional de Barbados es el cou cou (hecho de quingombó y harina de maíz), que se acompaña con pez volador o bacalao en salmuera. También se consume la langosta, las gambas, la dorada, el pargo rojo, la tortuga, el atún y el pez grulla. Las blancas huevas del erizo marino son una exquisitez. En Barbados se producen mangos, papayas, bananas, pepinos, guayabas, aguacates y cocos, así como calabazas, tomates, berenjenas, frutos del pan y muchos otros vegetales. Los platos típicos locales son: el jug-jug (maíz de Guinea y guisantes), la pepper pot (un cocido muy especiado) y el conkies (harina de maíz, coco, calabaza, uvas, batatas y especias cocidas en una hoja de plátano). Las ovejas de vientre negro y las cabras proporcionan carne, y las vacas y las cabras dan leche.
La cocina bajans combina las tradiciones africana e inglesa, y cada vez es más popular la comida rápida y la pizza. En las áreas de recreo también se puede acceder a la cocina internacional.
Hábitos sociales
Cuando se saluda, es habitual un apretón de manos, pero entre amigos es común un abrazo. En los saludos formales, se pueden usar frases inglesas convencionales como How do you do? (¿cómo está usted?). En otras circunstancias, se pueden utilizar un amplio abanico de expresiones. Una respuesta como Not bad (no del todo mal) es habitual y se considera amistosa. Una llamada telefónica por la tarde puede empezar con Hello, good night.... (hola, buenas noches,...).
Los bajans se suelen visitar los fines de semana; la hora favorita para que se reúnan los hombres es el domingo por la mañana, y los temas de conversación abarcan desde la política hasta el críquet. Este deporte y otros acontecimientos deportivos son ocasiones importantes para que los viejos amigos se reúnan. Las tiendas en los distritos rurales y los salones de peluquería de las ciudades son también lugares de animadas conversaciones y discusiones, especialmente en época de elecciones. Los invitados suelen recibirse a la hora del té vespertino.
Entretenimiento
El críquet es el deporte nacional. Los bajans o barbadenses también son aficionados al fútbol, al bridge, al ajedrez, al ciclismo, al baloncesto, al rugby y al voleibol. Barbados ofrece excelentes oportunidades para nadar, practicar el windsurf y el surf, la navegación, el esquí acuático, la vela y el submarinismo con y sin escafandra. Los extensos arrecifes de coral del país invitan a la práctica del submarinismo, y hay tres barcos hundidos mar adentro para la exploración submarina. Otras actividades deportivas son: el polo, las carreras de caballos, el golf, el squash y el tenis. El juego nacional de mesa es el dominó. Los picnic que se organizan los domingos y otros días festivos en la playa también son populares. La música (que incluye las canciones populares nativas y el calipso) y el baile desempeñan un papel importante en la vida de Barbados. La música suelen interpretarla las bandas de percusión, cuyos instrumentos son los bidones de petróleo, debidamente afinados, que se golpean con mazas recubiertas de goma.
Fiestas
Cuatro festivales anuales celebran importantes acontecimientos en Barbados: el Festival Holetown (tres días de febrero) conmemora la llegada de los primeros colonizadores; el Festival Oistins de la Pesca se celebra en el fin de semana de Pascua como tributo a la industria pesquera; el Festival de la Recolección (de mediados de julio a principios de agosto) festeja el fin de la recolección de la caña de azúcar; y el Festival de la Independencia Nacional de las Artes Creativas (noviembre) permite a la población desplegar su talento en diferentes campos. Otros días festivos son: Año Nuevo (1 enero), el Día de Errol Barrow (21 enero), el Viernes Santo, el Lunes de Pascua, el Día de Mayo (1 mayo), el Lunes de Pentecostés, el Día de Kadooment (primer lunes de agosto), el Día de las Naciones Unidas (ONU) (primer lunes de octubre), el Día de la Independencia (30 de noviembre), Navidad (25 de diciembre) y el 26 de diciembre.



Leer más...

Costumbres de Bangladesh




Costumbres de Bangladesh
El filósofo escocés David Hume escribió: 'la costumbre constituye la guía fundamental de la vida humana'. Efectivamente, el conocimiento de las costumbres supone una guía importante para comprender el alma de un país y de sus gentes. Con el siguiente texto se intenta ofrecer una panorámica del entorno de las costumbres nacionales: cómo se desposan sus habitantes, cómo celebran las familias sus fiestas o las ocasiones festivas, qué comen, cómo se relacionan, cómo se divierten, etc.
Costumbres de Bangladesh
Matrimonio y familia
Muchas mujeres, especialmente en las áreas rurales, se casan antes de cumplir los 18 años. Los hombres lo hacen después de terminar su educación o una vez alcanzada una seguridad económica. El matrimonio suele arreglarse mediante un ghatak, o casamentero, que puede ser un pariente o un amigo de la familia. Si un hombre y una mujer se conocen por sí solos, el hombre envía una proposición formal a los padres de la mujer a través de un pariente de más edad. Tanto la casa de la novia como la del novio se decoran con luces para la boda. Puertas de bambú, adornadas con vistosas telas, se colocan en la entrada. La novia lleva para la ocasión un sharee, una larga pieza de tela estampada, y sus joyas; el novio, un shirwani (chaqueta hasta las rodillas), un pagri (gorra tradicional) y unos nagra (zapatos planos con la punta levantada). Un novio musulmán promete dinero para el futuro de la novia en caso de que el matrimonio fracase; la promesa es anotada en el ka’been (registro matrimonial). Otra costumbre común en Bangladesh, aunque ilegal, es la entrega de una dote a la familia del novio.
El divorcio y la poligamia son legales, aunque cada vez es más raro que un hombre tenga más de una esposa. Tanto el divorcio como la poligamia se enfrentan con un cierto rechazo entre la población. La sociedad de Bangladesh, en general, sigue dominada fuertemente por los hombres; las mujeres, excepto en las clases superiores, tienen una posición inferior. Sin embargo, hay un movimiento creciente en favor de los derechos de la mujer.
Debido a las necesidades económicas, las familias extensas suelen compartir la misma vivienda, pero entre las generaciones más jóvenes cada vez es más frecuente la familia nuclear. Bangladesh no tiene un sistema de seguridad social ni asilos para ancianos. Los hijos, especialmente los varones, se hacen cargo de los padres cuando éstos son mayores. Los abuelos o los hermanos mayores suelen ocuparse de los niños pequeños cuando los padres están trabajando.
Las comidas
El arroz es el alimento básico. Como Bangladesh tiene muchos ríos, el pescado es más barato y más abundante que la carne. Las verduras, como zanahorias, pepinos y tomates, suelen freírse en aceite. Uno de los platos más habituales es el dal, elaborado con lentejas y parecido a una sopa, rico en proteínas y barato. Especias como el comino, el jengibre, el cilantro, la cúrcuma y la pimienta se usan mucho en la cocina. Suelen macerar los alimentos en shurwa, una salsa hecha con cebollas y especias; la cocina suele juzgarse por la calidad de ésta. Por lo general, sólo se toman postres en las ocasiones especiales. Rashogolla y kalojam, dos dulces populares, son variaciones de pasta hervida en almíbar.
Los bangladeshíes no suelen usar cuchillos y tenedores en casa, pero sí cucharas para comer los dulces. La comida se toma con la mano derecha, que debe lavarse antes de cada comida; la gente no mete los dedos en el shurwa más allá de los nudillos.
Los naturales de Bangladesh no hablan mucho durante la comida, especialmente en casa. Los alimentos no se van pasando por la mesa, sino que se cogen platos para servirse de una fuente. Los huesos y otros desperdicios se ponen en platos aparte para separarlos de la comida. En las ocasiones especiales, los niños suelen comer primero. Los hombres y las mujeres lo hacen por separado en reuniones sociales como bodas, pero no en las comidas diarias.
En los restaurantes, las personas más adineradas suelen pagar la comida de todos, principalmente entre familiares. Sin embargo, entre estudiantes es más común que cada uno pague lo suyo. Los restaurantes caros tienen cubiertos, pero muchos restaurantes normales, no.
Hábitos sociales
Los musulmanes bangladeshíes se saludan con Assalaa-mualaikum (que la paz sea contigo), a lo que se responde con Waalaikum assalaam (que la paz sea también contigo). Cada persona puede levantar la mano derecha hasta la frente, con la palma curvada y relajada, en un gesto parecido a un saludo. Los hombres a veces se estrechan la mano, y en las festividades religiosas pueden abrazarse. No se estrecha la mano, ni se besa, ni se abraza en público a un miembro del sexo opuesto. Un saludo hindú frecuente es Namashkar (hola). Antes de partir, un musulmán puede decir Khoda hafiz (que Dios esté contigo). Ashi (hasta luego) es común en todos los grupos.
Cuando saludan a una persona, añaden diferentes sufijos a los nombres para mostrar no sólo respeto por la edad o por la posición social, sino también proximidad. Por ejemplo, un hombre puede añadir bhabi (esposa de hermano mayor) al nombre de la esposa de su amigo, aunque no les unan lazos familiares. Los términos hermana y hermano se aplican no sólo a los miembros de la familia, sino también a los amigos y colegas. Para saludar a una persona de la misma edad normalmente se usa el nombre, mientras que para saludar a una persona mayor (independientemente del número de años que los separen) se emplea el nombre más un sufijo relativo a la familia (hemano mayor, hijo del hermano de mi padre, hermana mayor, etc.) o sólo el sufijo. Por ejemplo, un joven puede dirigirse a una mujer de más edad añadiendo apa (hermana mayor) a su nombre, o llamándola simplemente apa.
Mirarse a los ojos durante la conversación es señal de sinceridad. Sin embargo, para mostrar respeto a una persona de más edad o de una posición social más elevada, es frecuente mirar al suelo y hablar sólo cuando la otra persona lo demanda. En general, es de mala educación cruzar las piernas o fumar en presencia de personas de más edad, independientemente de lo que éstas hagan. Es poco respetuoso apuntar con la suela del zapato o el pie a alguien. A los bangladeshíes tampoco les gusta que se toque con el pie un libro u otro material impreso. Si un libro es tocado accidentalmente con el pie, la persona debe disculparse tocando con la yema de los dedos de la mano derecha primero el libro, y después el pecho y los labios. Como la mano izquierda se usa para la higiene personal, los objetos se manejan con la mano derecha.
Los bangladeshíes se visitan con frecuencia, normalmente a última hora de la mañana o de la tarde. Es costumbre que los invitados rechacen varias veces un refresco antes de aceptar, al menos, un té. Cuando una persona es invitada a un evento y no puede ir, dice que tratará de acudir. Decir 'no' significaría no valorar la amistad del anfitrión. Tradicionalmente, una invitación afecta a toda la familia. Los bangladeshíes evitan invitar a aquellas personas a las que no pueden agasajar de manera satisfactoria, y en ocasiones eluden ciertas invitaciones, como fiestas de cumpleaños, si creen que no pueden llevar un regalo apropiado. Cuando se invita a alguien a cenar no se espera que lleve regalos, pero sí que corresponda a la hospitalidad con una invitación análoga.
Los picnics son una forma muy popular de relacionarse socialmente, y constituyen un evento anual frecuente en las escuelas y en las empresas.
Entretenimiento
Los bangladeshíes ocupan una gran parte de su tiempo libre en visitar a amigos y familiares. Los deportes más populares son el fútbol, el hockey sobre hierba, el críquet, el tenis de mesa y el badminton. En las aldeas, muchos jóvenes practican el hadudu o kabaddi. Este deporte, muy antiguo, es llamado de diferentes maneras en Sri Lanka, India, Nepal y otros países de la región, donde es muy popular. Se juega en una pista cuadrada y enfrenta a dos equipos con siete jugadores cada uno. Un jugador de cada equipo —el invasor— debe tocar a tantos oponentes como pueda en el lado contrario de la pista, mientras ellos tratarán de evitarlo y buscarán el modo de impedir que el invasor regrese a su lado. El invasor debe gritar todo el tiempo, para cumplir su misión en una sola respiración.
Los televisores y los vídeos cada vez son más comunes en las ciudades. Hay una gran cantidad de cines. Las películas en hindi de la India (a menudo musicales) son muy populares, pero a los jóvenes también les gustan aquellas realizadas en Estados Unidos. Los bangladeshíes tienen una larga tradición artística, que incluye poesía, literatura, música y baile.
Fiestas
Las fiestas seculares siguen el calendario occidental, pero las religiosas observan el calendario lunar, de modo que cada año caen en días distintos. Un tercer calendario, el bangla, determina las estaciones y el Año Nuevo, llamado Pahela Baishakh.
Ekushe February (21 de febrero), o Día de los Mártires, es una fecha nacional de duelo en honor de tres estudiantes que murieron en una protesta política, en 1952. Ese día, los dolientes forman una procesión desde el cementerio de Azimpur hasta Shaheed Minar. El Día de la Independencia (26 de marzo, fecha en que se declaró la independencia), el Día del Trabajo (1 de mayo) y el Día de la Victoria (16 de diciembre, cuando la indepedencencia se alcanzó realmente) son otras fiestas seculares.
Las celebraciones musulmanas más importantes son: Eid-ul-Fitr, una fiesta de tres días que comienza al final del mes de ayuno del Ramadán; Eid-ul-Azha, que conmemora la decisión de Abraham de sacrificar a su hijo; y Shab-i-Barat, una noche especial para solicitar bendiciones. La fiesta de Eid comienza con oficios religiosos y está marcada por tres días de festejos y visitas. Un ritual común para los niños es hacer una reverencia y tocar los pies de la persona de más edad como muestra de respeto. Ésta, a cambio, entrega al niño algún regalo, normalmente dinero. También es costumbre intercambiar un tercio de la carne sacrificada durante el Eid-ul-Azha; otro tercio se dona a los pobres, y el resto se lo queda el propietario. Durante el Shab-i-Barat, los vecinos comparten dulces.
Algunas festividades hindúes, budistas y cristianas también constituyen fiestas nacionales.



Leer más...

Cántico espiritual




Estos versos son el inicio del Cántico espiritual del poeta místico español san Juan de la Cruz y están considerados como los más sublimes de la poesía española. Inspirados en el Cantar de los Cantares el amor entre el Amado y la Amada puede considerarse como meramente humano, como expresión de un amor carnal, o como una exaltación mística religiosa entre el alma y Dios.
Fragmento del Cántico espiritual.
De san Juan de la Cruz.
¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dexaste con gemido?
Como el ciervo huyste
aviéndome herido;
salí tras ti clamando y eras ydo.

Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
aquél que yo más quiero,
dezilde que adolezco, peno y muero.

Buscando mis amores
yré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y passaré los fuertes y fronteras.

¡O bosques y espesuras
plantadas por la mano del Amado!,
¡o prado de verduras
de flores esmaltado!,
dezid si por vosotros a passado.

Mi gracias derramando
pasó por estos sotos con presura;
y, yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dexó de hermosura.

¡Ay!, ¿quién podrá sanarme?
Acaba de entregarte ya de vero;
no quieras embiarme
de oy más ya mensajero
que no saben dezirme lo que quiero.

Y todos quantos vagan
de ti me van mil gracias refiriendo,
y todos más me llagan,
y déxame muriendo
un no sé qué que quedan balbuziendo.

Mas, ¿cómo perseveras,
¡o vida!, no viviendo donde vives,
y haziendo por que mueras
las flechas que recives
de lo que del Amado en ti concives?

¿Por qué, pues as llagado
aqueste coraçón, no le sanaste?
Y, pues me le as robado,
¿por qué assí le dexaste,
y no tomas el robo que robaste?

Apaga mis enojos,
pues que ninguno basta a deshazellos,
y véante mis ojos,
pues eres lumbre dellos,
y sólo para ti quiero tenellos.

Descubre tu presencia,
y máteme tu vista y hermosura;
mira que la dolencia
de amor, que no se cura
sino con la presencia y la figura.

¡O christalina fuente,
si en esos tus semblantes plateados
formases de repente
los ojos deseados
que tengo en mis entrañas dibuxados!

¡Apártalos, Amado,
que voy de buelo!
Buélvete, paloma,
que el ciervo vulnerado
por el otero asoma
al ayre de tu buelo, y fresco toma.

Mi Amado las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las ínsulas estrañas,
los ríos sonorosos,
el silvo de los ayres amorosos,

la noche sosegada
en par de los levantes del aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

Caçadnos las raposas,
questá ya florescida nuestra viña,
en tanto que de rosas
hazemos una piña,
y no parezca nadie en la montiña.

Detente, cierço muerto;
ven, austro, que recuerdas los amores,
aspira por mi huerto,
y corran tus olores,
y pacerá el Amado entre las flores.
Fuente: San Juan de la Cruz. Poesía. Edición de Domingo Ynduráin. Madrid: Cátedra, 1997.




Leer más...

Canibalismo, ¿un mito?



Del Diccionario de la evolución de Richard Milner incluimos la voz titulada 'Polémica sobre el canibalismo. ¿Son antropófagos los seres humanos?'. Milner plantea el debate que todavía hoy está presente entre los antropólogos sobre un posible pasado caníbal en la especie humana.
Polémica sobre el canibalismo del Diccionario de la evolución.
De Richard Milner.
Por más sorprendente que parezca, los descubridores de casi cualquier criatura antropoide fósil se han apresurado siempre a anunciar el hallazgo de pruebas concomitantes de «canibalismo». Luego, en la mayoría de los casos, los colegas del descubridor declaran insuficiente la demostración, que queda así fuera de debate.
Los simios antropomorfos africanos (australopitecinos), el hombre de Pekín (Homo erectus), el del Neandertal y el del Cromañón fueron considerados por quienes los descubrieron aficionados a la carne de sus prójimos. Se ha discutido durante años si nuestros antepasados se comían unos a otros o si la espeluznante interpretación habitual arroja más luz sobre la mente de los antropólogos que sobre el canibalismo prehistórico.
Robert Broom y Raymond Dart, los paleontólogos surafricanos descubridores de muchos fósiles de australopitecos, pensaban que los huesos magullados y los cráneos perforados demostraban que descendemos de un simio predador que no se detenía ante los miembros de su propia especie.
Algunos años más tarde, el profesor Franz Weidenreich colaboró en la excavación de los restos del Homo erectus (el hombre de Pekín) en una cueva en China y observó que muchos cráneos estaban magullados por la base. Concluyó que aquella gente se comía el cerebro de sus compañeros; pero, luego, cambió de idea. En diversos momentos, otros expertos han pintado con el mismo color negro tanto al hombre del Neandertal como al primitivo Homo sapiens.
Los rasguños que se aprecian en los huesos fósiles de homínidos pueden tener otras causas distintas de las del llamado canibalismo gourmet; los huesos podrían haber sido roídos y raspados por hienas u otros animales carroñeros. El Homo erectus fue quizá la presa y no el verdugo. En el yacimiento del hombre de Pekín sólo se encontraron cráneos, lo cual podría significar que las cabezas fueron transportadas a la gruta para la celebración de algún rito. (Muchos pueblos tribales contemporáneos utilizan los cráneos de los parientes muertos en el culto a los antepasados.)
Los antropólogos siguen debatiendo todavía la naturaleza y difusión del canibalismo entre pueblos tribales contemporáneos. El profesor W. Arens provocó un escándalo entre los expertos al hacer una crítica general de la idea en su libro The Man-Eating Mith (El mito de la antropofagia) (1979). Como muchos antropólogos, Arens había dado siempre por supuesto que los exploradores del siglo XIX habían visitado tribus caníbales en Africa, Nueva Guinea y Suramérica. Pero, cuando cribó la masiva bibliografía sobre el tema, no pudo encontrar un relato satisfactorio de primera mano sobre la práctica del canibalismo como costumbre socialmente aprobada en alguna parte del mundo.
Cuando Arens marchó a Africa para recoger información sobre el canibalismo tribal se llevó la sorpresa de su vida. Los aldeanos azanda, objeto de sus estudios, habían decidido que él era un «chupasangres», una especie de vampiro. Aunque llevaba viviendo allí año y medio, el profesor Arens nunca consiguió convencerlos de que no se alimentaba en secreto de sangre humana durante la noche.
Mientras los colonizadores europeos daban pábulo a su miedo a los caníbales africanos, nunca advirtieron que los africanos albergaban las mismas sospechas sobre ellos. Además, los africanos disponían de pruebas. Algunos años antes, durante una guerra, ciertos europeos habían intentado persuadir a los nativos de que donaran sangre para sus soldados heridos. Los campesinos temían todavía ser llamados al hospital, donde se les desangraría. Su recuerdo de las urgentes peticiones de sangre se habían convertido en la convicción de que los europeos necesitaban beber sangre africana para mantenerse vivos.
Al principio, Arens contempló esta creencia con actitud de superioridad, pero más tarde se disgustó consigo mismo por no haber captado la metáfora política subyacente. Los africanos, como es natural, consideraban perfectamente razonable sentir que los europeos les estaban robando la vitalidad y consumiéndoles la sangre que les daba vida.
Arens constató que a lo largo de toda la historia se han lanzado acusaciones de canibalismo con el fin de aunar al grupo acusador como pueblo dotado de eticidad y situar al grupo enemigo al margen de los sentimientos humanos. Los colonialistas europeos justificaron desde principios del siglo XVII el sometimiento de los pueblos tribales basándose en que se trataba de caníbales sin civilizar. Los coreanos pensaban que los chinos eran caníbales y los chinos creían lo mismo de los coreanos. Arens comenzó a sospechar que las acusaciones y creencias en torno al canibalismo están mucho más extendidas que la práctica real de la antropofagia.
Arens concluía que nunca ha habido referencias fidedignas de prácticas extendidas de canibalismo gourmet. Según él, se trataba de un mito de los antropólogos; así pues, desafió a sus colegas a que demostraran lo contrario. Al poco tiempo de la aparición de su libro, varios investigadores de campo se prestaron a presentar sus pruebas.
George Morren, de la Universidad de Rutgers, realizó en los últimos años de la década de 1960 trabajos de campo en Nueva Guinea, donde los ancianos de la tribu de los miyanmin que habían participado en actividades caníbales le ofrecieron informaciones detalladas. Morren confrontó sus complejas descripciones con varios informantes y estudió asimismo las actas de los tribunales de un juicio celebrado en 1959 contra más de treinta miyanmin acusados de asesinar y comerse a 16 personas de una tribu vecina.
Cuando Morren instó de manera particular a los miyanmin para que explicaran el posible significado religioso o simbólico del incidente, ellos insistieron en que no lo había. «No; simplemente buscábamos carne.» Se trata de un relato de canibalismo culturalmente sancionado, de la máxima autenticidad y documentación posibles.
Entretanto, las razones de Arens no han persuadido a otros antropólogos para abandonar la mayoría de la bibliografía «caníbal» por considerarla sesgada y de segunda mano. Por otra parte, un conjunto de datos cada vez más abundante, procedente de escritos y obras de arte recientemente descifradas, muestra que los antiguos mayas y aztecas practicaban sacrificios cruentos y ritos caníbales a gran escala. El debate sobre un posible pasado caníbal de la especie humana sigue su curso.
Los observadores del comportamiento de los primates han contribuido asimismo a esta fascinante polémica. Tras pasar una década observando chimpancés en las selvas del Zaire, Jane Goodall había llegado a la conclusión de que eran vegetarianos amables, pacíficos, sociales y a veces bufonescos. Pero entretanto, los ha visto cazar y matar a otros animales para conseguir carne, asesinar deliberadamente crías de chimpancés de grupos vecinos y hasta matar y comerse bebés de su propia comunidad.
En cierta ocasión, dos chimpancés, un equipo formado por madre e hija, iniciaron repentinamente una serie de infanticidios caníbales. Una distraía a alguna madre reciente, mientas la otra se llevaba la cría; luego, ambas la mataban y se la comían. Jane Goodall sintió tristeza y desilusión. Admitió haber pensado que los chimpancés eran «mejores» que los seres humanos, pero ahora se daba cuenta de que el corazón de un chimpancé también esconde oscuros secretos.
Fuente: Milner, Richard. Diccionario de la evolución. Barcelona: Biblograf, 1995.


Leer más...

Entradas populares