miércoles, 6 de julio de 2011

Estilo Hepplewhite





Estilo Hepplewhite
Estilo Hepplewhite, estilo de mobiliario neoclásico cuyo creador, el ebanista inglés George Hepplewhite, está considerado uno de los más importantes diseñadores del siglo XVIII junto a su contemporáneo Thomas Sheraton.
Hepplewhite aprendió su oficio en el taller del carpintero inglés Robert Gillows, en Lancaster, y en torno a 1760, abrió su propio negocio en Londres. Aunque nunca se ha identificado ni un solo mueble salido de sus manos, su fama se extendió con la publicación póstuma de un libro con más de 300 diseños suyos titulado Guía para ebanistas y tapiceros (1788, ediciones revisadas en 1789 y 1794). Su obra se caracteriza por la simplicidad clásica y la delicadeza. Las sillas de Hepplewhite destacan por su relativo pequeño tamaño, la forma de escudo o corazón de sus respaldos, la esbeltez de sus patas y su ornamentación pintada o incrustada.




Leer más...

Estilo georgiano





Estilo georgiano
Casa de Osterley Park
Robert Adam reconstruyó entre 1761 y 1780 esta casa de Osterley Park en Middlesex, siguiendo los planteamientos neoclasicistas. Su estilo, conocido como georgiano, estaba inspirado en la obra de Palladio, que a su vez había reinterpretado la arquitectura de la antigüedad clásica.


Estilo georgiano, denominación que comprende a todas aquellas manifestaciones arquitectónicas y decorativas desarrolladas en Gran Bretaña durante los reinados de los cuatro primeros Jorges, es decir, desde 1714 hasta 1830 aproximadamente. Desde el punto de vista formal, recupera el estilo del arquitecto italiano Andrea Palladio utilizado en el siglo XVII por el arquitecto inglés Inigo Jones, y tuvo gran difusión en la decoración de interiores y en la planificación urbanística. Uno de los ejemplos más bellos de la aplicación de este estilo a la arquitectura pública es Somerset House (Londres), construido en la segunda mitad del siglo XVIII por el arquitecto inglés William Chambers.
Ya en el siglo XIX, fue reemplazado por el neogótico y el neogriego. En Norteamérica, durante la época colonial, la influencia del estilo georgiano se evidencia en edificios anteriores a la guerra de la Independencia estadounidense. Sin embargo, en torno a 1785, en los recién creados Estados Unidos, el estilo georgiano se había convertido en algo extremadamente popular gracias a una versión autóctona denominada estilo federal, que evolucionó hacia un monumental neoclasicismo. Esta interpretación del estilo georgiano tuvo gran cantidad de adeptos hasta bien entrado el siglo XX..




Leer más...

Estilo churrigueresco





Estilo churrigueresco
Estilo churrigueresco, expresión utilizada para designar la última etapa de la arquitectura barroca española, desarrollada ya en el siglo XVIII.
Deriva del apellido Churriguera, familia de arquitectos que impulsaron un estilo eminentemente decorativo, de abigarrada ornamentación. Sin embargo, esta denominación, que fue creada con un cierto matiz despectivo por los críticos académicos del siglo XIX para designar el protagonismo de la decoración en las construcciones de la fase final del barroco, está ya superada porque los especialistas consideran que las cualidades del estilo arquitectónico desarrollado en España a partir de 1700 no se pueden relacionar únicamente con la actividad de los Churriguera en Castilla, ya que en el resto de la península Ibérica trabajaron numerosos arquitectos con personalidad propia.
2
LA FAMILIA CHURRIGUERA
Retablo de San Esteban
Este retablo de enormes dimensiones ocupa el altar mayor de la iglesia de San Esteban, en Salamanca (España). Realizado por José Benito Churriguera entre 1693 y 1700, en él hacen su aparición las columnas salomónicas que se convertirían en elementos característicos del estilo churrigueresco.

Los hermanos José Benito, Joaquín y Alberto Churriguera, trabajaron fundamentalmente en Madrid y Salamanca. José Benito, autor de numerosos retablos profusamente ornamentados, como el de la iglesia de San Esteban de Salamanca (1693-1700), realizó las trazas urbanas de Nuevo Baztán (1709-1713), así como sus principales edificios. A Joaquín se deben el colegio de Calatrava y la cúpula de la catedral nueva de Salamanca. La obra más importe de Alberto fue la plaza Mayor de Salamanca (1729-1733).
3
OTRAS FIGURAS DESTACADAS
Convento de Tepotzotlán
El convento de Tepotzotlán, en México, es uno de los ejemplos más notables del llamado barroco exuberante latinoamericano. La hermosa fachada retablo (en la imagen) es de estilo churrigueresco.

En esta etapa arquitectónica una de las figuras más relevantes fue Pedro de Ribera, que trabajó casi exclusivamente en Madrid, donde construyó el antiguo hospicio de San Fernando (1722-1729, hoy Museo Municipal), el cuartel del Conde Duque (1720) y el puente de Toledo (1723-1724).
En Toledo destaca la concepción escenográfica del Transparente de la catedral (1720-1732), obra de Narciso Tomé, y en Sevilla la actividad de Leonardo de Figueroa, hábil arquitecto y decorador, que alcanzó el punto culminante de su estilo en la portada del palacio de San Telmo (1724-1734). Francisco Hurtado Izquierdo es el autor de los sagrarios de la catedral de Granada (1704) y de la cartuja de El Paular (Madrid, 1718).
El palacio del Marqués de Dos Aguas (1740-1744), remodelado por Hipólito Rovira, y la fachada de la catedral de Murcia (1741-1792), del valenciano Jaime Bort, son ejemplos de este estilo en la zona levantina, mientras que en Galicia destaca la gran fachada del Obradoiro (1738-1749), de Fernando Casas y Novoa.




Leer más...

Estilo Biedermeier





Estilo Biedermeier
Estilo Biedermeier, estilo decorativo muy popular en Alemania, Austria y el norte de Europa entre 1815 y 1860. Se aplicó principalmente al mobiliario, aunque también se utilizó en el diseño de porcelana, vidrio, pintura, escultura y música. El nombre deriva de Gottlieb Biedermeier (Bieder significa ‘simple’ y Meier es un apellido alemán muy común), personaje ficticio que representaba las virtudes de la clase media y que aparecía en las revistas satíricas de la época.
Este estilo surgió como reacción contra el pomposo esplendor del estilo imperio, que había hecho furor en Europa durante los primeros quince años del siglo XIX. Partiendo de las formas simplificadas del neoclacisismo, el diseño de muebles se caracterizaba por la utilización de formas arquitectónicas sólidas con una decoración muy sencilla basada también en motivos arquitectónicos. Otra peculiaridad era la utilización de revestimientos de madera clara, como la de arce, fresno, cerezo y peral, ornamentados a veces con pequeñas incrustaciones en ébano.
El estilo Biedermeier tuvo gran éxito en el norte de Europa, especialmente en Rusia y Escandinavia. Aunque decayó hacia 1860, gozó de una recuperación a finales del siglo XIX, que se mantuvo hasta la década de 1920.




Leer más...

Entradas populares