jueves, 5 de enero de 2012

Carlos Salinas de Gortari






Carlos Salinas de Gortari
El político mexicano Carlos Salinas de Gortari nació en 1948 en la ciudad de México. Miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presidió México entre 1988 y 1994. Uno de los actos más importantes de su gobierno tuvo lugar en diciembre de 1992, cuando firmó con Estados Unidos y Canadá el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Al final de su mandato, comenzó la rebelión del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Carlos Salinas de Gortari, presidente de México desde 1988 hasta 1994, reformó los métodos electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y mejoró la situación de la economía mexicana. Negoció con Estados Unidos y Canadá el Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC o NAFTA). Tres meses después del final de su mandato, Salinas abandonó México tras la detención de su hermano Raúl.


Firma del protocolo del TLC
El 7 de octubre de 1992, en la ciudad texana de San Antonio (Estados Unidos), los representantes de los gobiernos mexicano, estadounidense y canadiense Julio Puche, Carla Hills y Michael Wilson (sentados, respectivamente, de izquierda a derecha) firmaron el protocolo del acuerdo que acabaría por convertirse en el Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC), en presencia de los principales mandatarios de sus respectivos países: Carlos Salinas de Gortari, George Bush y Brian Mulroney (de pie, de izquierda a derecha). El TLC fue firmado definitivamente por estos últimos dos meses más tarde, y entró en vigor el 1 de enero de 1994.


Carlos Salinas de Gortari
Carlos Salinas de Gortari (1948- ), político mexicano, presidente de la República (1988-1994). Nacido en la ciudad de México, se licenció en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1969. Más tarde, estudió en la Universidad de Harvard (Estados Unidos), donde obtuvo un máster en Administración Pública (1973), otro en Economía Política (1978) y el Doctorado en Economía Política y Administración Pública (1978). Cuando Salinas regresó a México, fue nombrado subdirector de Programación Económica del gobierno, como principal asesor del director, Miguel de la Madrid, que había sido uno de sus profesores en la universidad. Dimitió en 1981 para dirigir la campaña presidencial de Miguel de la Madrid y, una vez nombrado éste presidente, le sucedió en el cargo de secretario de Planificación y Programación Económica. A Salinas se le atribuyó la revitalización de la Secretaría, porque se rodeó de un equipo muy joven. Pero, con la grave depresión económica que padecía México, el programa de austeridad que había diseñado provocó numerosos problemas políticos y sociales.
Designado candidato presidencial en 1987 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se hizo todo lo posible para la celebración de unas elecciones limpias y los partidos no gubernamentales tuvieron un gran despliegue. Salinas obtuvo algo más del 50% de los votos, ante las denuncias de la oposición, que hablaba de fraude por parte del PRI. Salinas, que afirmaba ser centrista y progresista, prometió trabajar tanto con los grupos políticos de izquierdas, como con los de derechas. Tras ganar las elecciones, tuvo que enfrentarse con enormes problemas, pero gracias a un ambicioso programa de modernización, logró revitalizar la economía de México, estimulando las exportaciones, apoyando el libre comercio con Estados Unidos y asumiendo en 1991 el liderazgo para lograr un acuerdo de libre comercio entre los países de Centroamérica. Uno de sus primeros actos de gobierno fue la puesta en marcha del Programa Nacional de Solidaridad (PRONASOL), objeto de numerosas críticas.
En diciembre de 1992, el Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC) fue firmado por Salinas, el presidente de Estados Unidos, George Bush, y el primer ministro canadiense, Brian Mulroney. Este acuerdo entró en vigor en enero de 1994, tras ser aprobado por las cámaras legislativas de los tres países firmantes.
El éxito obtenido por Salinas en el campo de la liberalización económica no se correspondió con el resultado de las reformas del sistema político. Pese a ello, durante su mandato se garantizó una mayor transparencia y representatividad a los partidos de la oposición, que ampliaron su presencia en los gobiernos locales y estatales y su papel en las cámaras federales. En enero de 1994, tuvo que enfrentarse a una rebelión del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) formado mayoritariamente por campesinos del estado de Chiapas, que hizo un llamamiento para un “levantamiento civil” pacífico con el fin de defender los derechos de los votantes en las elecciones presidenciales que iban a celebrarse en el mes de agosto (véase Zapatistas). Como, según la Constitución, Salinas no podía ser reelegido para un segundo mandato, el PRI designó candidato a Luis Donaldo Colosio. Cuando éste fue asesinado, en plena campaña, la elección recayó en Ernesto Zedillo Ponce de León, quien tomó posesión de la presidencia de su país el 1 de diciembre de ese mismo año.
Tres meses después del final de su mandato, Salinas abandonó México tras la detención de su hermano Raúl, el cual había sido acusado entre otros delitos por el asesinato de Colosio. Carlos Salinas prestó declaración, en noviembre de 1996 y en enero de 1997, en la Embajada mexicana en Dublín (Irlanda), con motivo de las investigaciones judiciales referidas al mencionado asesinato de Colosio. Antes de afincarse en Irlanda, Carlos Salinas había vivido en Canadá, Cuba y Estados Unidos.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares