martes, 3 de enero de 2012

Luis Miguel





Luis Miguel

Luis Miguel
Ganó su primer disco de oro a los catorce años, y desde entonces no ha dejado los primeros puestos de las listas de éxitos. Especializado en boleros, ha cantado en escenarios de medio mundo. Esta imagen fue tomada en California a mediados de la década de 1990.

Luis Miguel (1970-), popular cantante latinoamericano. Hijo del conocido intérprete Luisito Rey, nació en Puerto Rico, pero creció en México, donde comenzó su carrera musical apoyado por su padre. Sólo entre 1982 y 1984 grabó cinco álbumes, con canciones como “Directo al corazón” y “Decídete”, que lo hicieron famoso en toda Latinoamérica. A los 14 años ganó su primer disco de oro por Ya nunca más, banda sonora de una película que también protagonizó.
En 1987 rompió la relación profesional con su padre; un año más tarde lanzó Un hombre busca a una mujer, colección de boleros y baladas románticas que marcaron el comienzo de su carrera internacional. Con su octavo disco, 20 años, Luis Miguel vendió seiscientas mil copias en una semana y se convirtió en el primer latinoamericano que recibía el galardón al álbum más vendido en los Premios Mundiales de Música de Mónaco.
El álbum Romance (1991) le deparó premios en Asia y Latinoamérica, además del galardón al mejor vídeo internacional de la cadena MTV. Fue el artista latinoamericano elegido para grabar el tema de los Juegos Olímpicos de Barcelona, “Oro de Barcelona” (1992). Desde entonces se ha posicionado como el artista más exitoso del panorama musical en el continente.
Con Aries (1993) ganó cuarenta discos de platino y cuatro de oro, y llenó escenarios como el Madison Square Garden de Nueva York y el Universal Amphitheater de Los Ángeles. Ese mismo año cantó para la televisión norteamericana con Frank Sinatra, y en 1996 su nombre fue esculpido en el Hollywood Walk of Fame. Ganador de cuatro premios Grammy, en 2003 se alejó de los boleros para grabar el álbum pop 33 (en alusión a su edad), nuevo éxito de ventas.





Leer más...

Diego Rivera





Diego Rivera

Diego Rivera
Considerado uno de los mejores pintores mexicanos de todos los tiempos, Diego Rivera luchó toda su vida por hacer un arte más cercano al pueblo. Realizó grandes murales en los que representaba temas sociales y decoró un gran número de edificios gubernamentales de México. En 1935 acabó una de sus obras más ambiciosas, el fresco de la escalera del Palacio Nacional de la ciudad de México.

Diego Rivera (1886-1957), pintor mexicano que realizó murales con temas sociales, considerado como uno de los grandes artistas de este siglo.
Nació en Guanajuato y se formó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, en la ciudad de México. Entre 1907 y 1921 estudió pintura en Europa, principalmente en España y Francia, familiarizándose con las innovadoras formas cubistas de Pablo Picasso, el impresionismo de Renoir, la composición de Cézanne y otros artistas de la época. En 1921 regresó a México, donde desempeñó un papel determinante en el renacimiento de la pintura mural iniciado por otros artistas y patrocinado por el gobierno. Se dedicó a pintar grandes frescos sobre la historia y los problemas sociales de su país en los techos y paredes de edificios públicos, ya que consideraba que el arte debía servir a la clase trabajadora y estar fácilmente disponible o a su alcance. Entre 1923 y 1926 realizó los murales al fresco de la Secretaría de Educación en la ciudad de México, pero su obra maestra es La tierra fecunda (1927) para la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, donde representa el desarrollo biológico del hombre y su conquista de la naturaleza.
Diego Rivera pintó murales en el palacio de Cortés, en Cuernavaca (1930), y en la Secretaría de Salubridad. En 1929 se casó con Frida Kahlo, considerada una representante insigne de la pintura introspectiva mexicana del siglo XX. Fue uno de los fundadores del Partido Comunista Mexicano. Su fama lo llevó a exponer y trabajar en Estados Unidos; su obra allí incluye un mural (1932-1933) para el Instituto de Bellas Artes de Detroit y un fresco, Hombre en la encrucijada (1933), encargado para el nuevo edificio de la RCA en el Rockefeller Center de Nueva York y destruido poco después de su realización porque contenía, al parecer, un retrato del líder soviético Lenin. Un año después, Rivera lo reprodujo para el palacio de Bellas Artes de México.
En 1935 concluyó uno de sus proyectos más ambiciosos: los frescos para la escalera monumental del Palacio Nacional de la ciudad de México, con su propia interpretación de la historia de su país, desde los tiempos precolombinos hasta la actualidad. En la década de 1940 pintó dos grandes murales en el Instituto Nacional de Cardiología (1944) y otro gran mural para el hotel del Prado, Sueño de la alameda (1947), de tema histórico-crítico. Sus últimas obras las realizó en mosaico de piedras naturales, como las del estadio de la ciudad universitaria de México o el del teatro de los Insurgentes, ambas en el exterior.
Diego Rivera fue también prolífico en su obra de caballete, con una visión muy alegre y también sensual del folclore de su país.
Dibujante magistral y estupendo colorista, demostró un gran talento para estructurar sus obras. Legó a México una importante colección de estatuillas de diversas culturas indígenas, que instaló en su casa-museo, el Anahuacalli, en la ciudad de México. Como él mismo dijo, condensando el sentido de su obra, su propósito era 'ligar un gran pasado con lo que queremos que sea un gran futuro de México'. Murió el 24 de noviembre de 1957 en la ciudad de México.




Leer más...

Entradas populares