martes, 7 de febrero de 2012

La II República española





La II República española
El 12 de abril de 1931 hubo elecciones municipales en España. Las urnas dieron unos resultados extraordinarios a los socialistas y a los republicanos. El rey español Alfonso XIII pensó que los españoles querían un cambio y se marchó del país. El día 14 de abril se proclamaba la II República, que duró hasta 1939, cuando los republicanos fueron derrotados, tras tres años de guerra, por las fuerzas del general Francisco Franco. En la imagen puedes ver una alegoría de la II República; una alegoría es una representación simbólica de algo.





Leer más...

La Segunda República española





La Segunda República española

La II República fue un periodo de la historia de España que comenzó el 14 de abril de 1931. Aquel día, muchos habitantes de las principales ciudades del país manifestaron una gran alegría. Ese periodo finalizó por la más cruel experiencia posible entre compatriotas: una guerra civil. La Guerra Civil española (1936-1939) puso fin a la II República y al intento de convertir España en un país moderno y democrático.

PROCLAMACIÓN DE LA II REPÚBLICA (1931)
El 12 de abril de 1931, cuando en España reinaba Alfonso XIII, se celebraron unas elecciones municipales que resultarían fundamentales para la historia de España. En ellas, los republicanos y los socialistas obtuvieron buenos resultados en las principales ciudades del país. Alfonso XIII pensó que los españoles no querían que siguiera la monarquía; por eso, se marchó de España y renunció a la corona. Muy poco tiempo después, el 14 de abril de 1931, se proclamaba la República.
La historia de la II República española puede dividirse en tres periodos.

EL BIENIO REFORMADOR (1931-1933)
Después de que Alfonso XIII renunciara a la corona y de que se proclamara la República, se formó un gobierno provisional. Su presidente fue un político republicano que se llamaba Niceto Alcalá Zamora. Ese primer gobierno republicano convocó elecciones para establecer unas Cortes que redactaran una nueva Constitución. Las votaciones se celebraron en junio de 1931, y la victoria fue para el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y para los partidos republicanos. Por eso, esta etapa también es conocida como bienio republicano-socialista.
La Constitución redactada por las Cortes fue aprobada el 9 de diciembre de 1931. Desde poco antes, otro político republicano, Manuel Azaña, era presidente del gobierno. Niceto Alcalá Zamora pasó a ser presidente de la República, cargo que ejercería hasta 1936.
Quizá te preguntes por qué se conoce esta etapa como ‘bienio reformador’. Pues bien, el motivo es que los gobiernos republicano-socialistas intentaron efectuar diversas reformas en la sociedad y en la economía, para intentar que España se convirtiera en un Estado moderno. Aparte de la propia Constitución de 1931, debes recordar que durante el bienio reformador hubo varios intentos en ese sentido.
·                     Reforma del Ejército.
·                     Reforma agraria.
·                     Reforma educativa.
·                     Reforma laboral.
·                     Posibilidad de establecer estatutos de autonomía para algunas regiones.

EL BIENIO RESTAURADOR (1933-1935)
En noviembre de 1933 hubo nuevas elecciones. Esta vez ganaron los partidos de derechas y conservadores: la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) y el Partido Radical. Por eso, este periodo también es conocido como bienio radical-cedista. El principal político de estos años fue Alejandro Lerroux, líder del Partido Radical, que pasó a ser presidente del gobierno.
Los gobiernos de la CEDA y del Partido Radical intentaron poner fin a las reformas realizadas por los anteriores gobiernos republicano-socialistas. Su política conservadora trajo el descontento a los sectores sociales a los que habían favorecido aquellas reformas (sobre todo, a la clase obrera). Por eso, se produjo la Revolución de Octubre de 1934, que se desarrolló en diversas partes del país, pero, de forma principal, en Cataluña y, sobre todo, en Asturias.

EL FRENTE POPULAR (1936) Y LA GUERRA CIVIL (1936-1939)
En las elecciones de febrero de 1936 triunfó el Frente Popular, grupo que estaba formado por casi todos los partidos republicanos y de izquierdas, que se habían presentado unidos. Entre ellos, Acción Republicana (el partido de Manuel Azaña), el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Comunista de España (PCE). Poco después de las elecciones, Niceto Alcalá Zamora dejó de ser presidente de la República (recuerda que lo era desde 1931). El cargo pasó a Azaña, quien lo ejercería hasta 1939.
El gobierno del Frente Popular intentó, de nuevo, reformar España. Pero muchos españoles seguían enfrentándose, de una forma cada vez más violenta, por sus ideas políticas. Algunos de ellos, junto a parte del Ejército, conspiraban para poner fin a la República. Así, en julio de 1936, se produjo el golpe militar que dio comienzo a la Guerra Civil española (1936-1939). Durante el enfrentamiento, hubo tres presidentes del gobierno republicano: José Giral (1936) y los socialistas Francisco Largo Caballero (1936-1937) y Juan Negrín (1937-1939).
En abril de 1939, la República fue finalmente derrotada. Comenzó el gobierno dictatorial de Francisco Franco, que durante la guerra se había convertido en el principal jefe de los militares rebeldes.





Leer más...

Entradas populares