martes, 7 de mayo de 2013

Heinrich Heine



Heinrich Heine (1797-1856), uno de los poetas más grandes de Alemania, cuyos poemas, punzantes y en ocasiones llenos de espíritu satírico, gozan de prestigio universal.
Heine nació en Düsseldorf el 13 de diciembre de 1797, de padres judíos. Asistió a escuelas de Düsseldorf hasta 1815. Durante una estancia con su tío Salomon Heine, un banquero de Hamburgo, Heine se enamoró de su prima Amalie, pero no fue correspondido. Esta primera decepción amorosa pudo haber sido la fuente de la languidez, decepción y romántica ironía que llenan su poesía, aunque él rechazara categóricamente el romanticismo. En 1819, empezó a estudiar Derecho, primero en Bonn y después en la Universidad de Gotinga. Descontento con la atmósfera pedante de Gotinga, se trasladó a Berlín en 1821. Allí entró en contacto el también escritor Chamisso y el filósofo alemán G.W.F.Hegel, que influyó profundamente en sus concepciones filosóficas. También se relacionó con muchos eminentes románticos alemanes.
2
PRIMEROS ESCRITOS
Heine permaneció en Berlín hasta 1823 escribiendo poesía. En 1822 se publicó su primer libro de versos, Poemas; este libro llamó la atención a causa de la delicadeza y belleza lírica de los poemas. De 1824 a 1825 volvió al estudio del derecho. Como el ejercicio de la profesión de jurista estaba prohibido a los judíos en la Alemania de aquella época, Heine se hizo cristiano en 1825 para conseguir el título académico; aunque lo consiguió, nunca ejerció de hecho esa profesión. En 1826 publicó El viaje por el Harz, una relación en prosa de una excursión que había hecho a las montañas del Harz. Esta obra, con su vigor espiritual y la gracia de su estilo, tuvo un éxito inmediato y fundamentó la fama literaria de Heine. En 1827 se publicó su Libro de canciones, una recopilación de sus poemas anteriores y que compositores como Franz Schubert, entre otros, pusieron música a muchas de estas lieder.
De 1827 a 1831 Heine viajó por Inglaterra, Italia y distintas partes de Alemania. El resultado de esta experiencia fue la publicación de tres volúmenes de poemas, Cuadros de viaje (1826-1831). También escribió muchas obras en prosa en las que mostraba su simpatía por las ideas democráticas de la Revolución Francesa y satirizaba agriamente contra los regímenes despóticos y feudales de los reinos y ducados alemanes.
Heine se convirtió en un miembro prominente de un grupo literario conocido como Junges Deutschland (Joven Alemania), que atacaba a la escuela romántica alemana por haber caído bajo el poder monárquico y eclesiástico y proponía un arte y un compromiso vital más revolucionario. Como por sus ideas políticas no le concedieron la cátedra de Literatura alemana, y cada vez se sentía más rechazado por la sociedad alemana se marchó a vivir a Francia buscando una atmósfera política y literaria más afín. Desde 1831 hasta su muerte vivió en París y sólo hizo dos visitas breves a su país natal durante todo este periodo.
3
ÚLTIMAS OBRAS
En París, Heine escribía para varios periódicos alemanes y se hizo amigo de escritores como Honoré de Balzac y George Sand, y de compositores como Hector Berlioz y Frédéric Chopin. En 1835 los escritos del grupo Junges Deutschland fueron prohibidos en la mayor parte de Alemania y los ingresos de Heine se redujeron considerablemente. En 1841 se casó con una dependienta francesa. Cuatro años más tarde contrajo una enfermedad en la columna que le confinó en la “tumba de su colchón”, como él decía, desde 1848 hasta el día de su muerte, el 17 de febrero de 1856. A pesar de todo, algunas de sus obras más notables provienen de estos últimos años de su vida, en los que predomina una temática de compromiso político. Historia de la religión y de la filosofía en Alemania (1835) se ven las influencias del socialismo de Saint-Simon, El rabino de Bacharach (1840) que trata de las persecuciones de los judíos durante la edad media; tanto en Heinrich Heine sobre Ludwig Börne (1840) como en Atta Troll (1843) hizo una apasionada y dura defensa de sus ideas artísticas y políticas en respuesta a las críticas que sobre él se difundían en Alemania. La sátira Alemania, cuento de invierno (1844) es una obra claramente política en la que se percibe la influencia de Karl Marx, uno de sus amigos de París. A este último periodo también corresponde el libro de poemas Romancero (1851), lleno de sufrimiento —era ya el periodo de su atrofia muscular— y a la vez de una gran profundidad ética, religiosa y artística.
4
VALORACIÓN CRÍTICA
La personalidad de Heine estaba compuesta de elementos claramente incompatibles: una alegría de vivir pagana y una sensibilidad basada en los valores éticos del judaísmo; un amor al romanticismo y un odio a los escritores románticos alemanes de su época a causa de su sumisión a las fuerzas reaccionarias políticas y religiosas; patriotismo germánico y un humanitarismo que alcanzaba al mundo entero; cristianismo nominal y un apego al judaísmo que duró toda la vida. Estos conflictos crearon en Heine el espíritu de desencanto, de burla y de sátira amarga que caracteriza a tantos de sus escritos. Su obra, en especial, el Libro de canciones, está considerada como precursora de la lírica moderna, no sólo en la poesía alemana sino en la europea, por ejemplo, las Rimas del poeta español Gustavo Adolfo Bécquer.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares