martes, 30 de julio de 2013

Movimientos milenaristas


Movimientos milenaristas, conjunto de movimientos populares, generalmente sin conexión entre ellos, que basaban sus propuestas en un cambio radical y tajante de la sociedad y que tuvieron lugar fundamentalmente en Europa durante las edades media y moderna.
Su principal característica fue el rechazo profundo y completo del mundo, al que consideraban poseído por la maldad, unido a un anhelo apasionado de lograr uno mejor. Su ideología estaba ligada al mesianismo judeocristiano, e interpretaba que el mundo existente puede llegar a su fin y surgir otro nuevo. Otra importante característica común a estos movimientos viene dada por la gran vaguedad e indefinición de sus propuestas de cambio. Por último, cabe destacar en su ideario la creencia de que el cambio vendría por medio de una indicación divina, es decir, sería un milagro que impulsaría a los hombres a acabar con lo viejo e iniciar lo nuevo. A la población le correspondería reunirse, prepararse y atender a los signos precursores del cataclismo. Para ello, debería escuchar a los profetas que predican la venida de un “Gran Día”, y adoptaría las medidas rituales que le permitirían purificarse de la escoria del mundo. Pese a que el milenarismo procede de la propia Biblia y su origen se halla en la doctrina cristiana, la Iglesia católica lo tachó de conducta herética y rechazó su visión escatológica.
Algunas corrientes revolucionarias de la edad contemporánea, como el anarquismo español que tuvo lugar en Andalucía a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, tienen rasgos milenaristas, pero los principales movimientos de este tipo se dieron durante la edad media y la edad moderna europea, si bien existen otros relativamente similares que tuvieron como escenario el continente americano, como el movimiento rastafari surgido en Jamaica o la aplicación del sebastianismo portugués en Brasil.
Han existido muchas actividades de carácter milenarista, la mayoría asociadas a sectas locales muy poco estudiadas. Mayor repercusión tuvieron algunos movimientos que alcanzaron cierta importancia en la sociedad de su época, como los que seguían a personajes considerados profetas (Tanchelijn en los Países Bajos, Pierre de Bruys en el sur de Francia, Eon de l’Étoile en la región francesa de Bretaña, y otros). Gran parte del milenarismo medieval surgió de movimientos religiosos marginados y críticos con la jerarquía eclesiástica, como el liderado por algunos franciscanos o el formado por grupos de campesinos seguidores del reformador Thomas Münzer, principal dirigente de la secta de los anabaptistas y desencadenante de las Guerras Campesinas en territorio alemán en la segunda década del siglo XVI. También son muy conocidas algunas sectas del movimiento de los husitas, que se escindieron bajo el liderato del taborita Jan Zizka a principios del siglo XV, o los ranters (en inglés, ‘oradores del populacho’) ingleses del siglo XVII, que tuvieron una gran expansión en los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil inglesa.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares