miércoles, 31 de julio de 2013

Producción condicionada


Producción condicionada (en sánscrito, pratityasamutpada), concepto fundamental del budismo relativo a la génesis y perpetuación de la existencia y, en consecuencia, al sufrimiento.
La doctrina fue expuesta por el mismo Buda para explicar el encarcelamiento de la humanidad en un ciclo de vidas sin fin, en el que todas conllevan dolor. Contempla el renacimiento como una interminable cadena de consecuencias sin ninguna causa primera, que tiene lugar en 12 etapas, provocando cada una de ellas la siguiente. Estas etapas son (1) ignorancia (avijja) del estado real del mundo y de la ley budista; (2) formaciones kármicas (sankharas) como resultado de las acciones individuales condicionadas por la ignorancia; (3) conciencia (vinnana); (4) nombres y formas (nama-rupa); (5) los cinco sentidos y la mente (salayatana); (6) contacto (phassa) entre los sentidos y sus objetos; (7) sensación (vedana); (8) ansia (tanha); (9) codicia (upadana); (10) devenir o concepción (bhava); (11) nacimiento (jati); y (12) vejez y muerte (jaramarana).
Las dos primeras etapas valen para la vida pasada. Se sitúa la ignorancia al principio de las 12 etapas no porque sea la causa inmediata y condición para el renacimiento, sino porque impregna todas las demás fases y constituye la fuerza más poderosa que lleva al renacer. La etapa 2 representa un resumen de la vida pasada de cada uno que condiciona la vida presente: la concepción en la etapa 3, el nacimiento en la 6 y la muerte en la 10. Así, las etapas 3 a 10 representan la vida presente. El cuerpo físico, el carácter personal, las habilidades intelectuales y las tendencias emocionales constituyen la retribución o recompensa actual por las vidas pasadas y las acciones que se cometen durante la vida presente condicionarán el futuro renacimiento en la etapa 11. Puesto que a quien muere sin haber alcanzado la ilustración se le considera un ignorante, todo el proceso se repite en círculos. Lo agregado por este ciclo no es una etapa real o autoexistente, pues en ningún momento hay realmente un “yo”. La cadena sólo se puede romper mediante la sabiduría que se ha alcanzado a través de la práctica de las Cuatro Nobles Verdades, que lleva a la emancipación y al nirvana al eliminar todas las causas y condiciones morales que atan al renacimiento. Aunque esta doctrina concierne a los seres vivos, es obvio que conlleva algunas implicaciones cósmicas y epistemológicas, y corresponde a la tradicional idea india de la creación eterna y la destrucción de los universos, sin principio ni final. En el arte budista está a menudo representada como una rueda, la denominada Rueda de la Vida o Rueda de la Ley.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares