miércoles, 21 de agosto de 2013

Hedonismo



Vivió lleno de honores a la sombra del tirano Polícrates, en Samos, y fue acogido por Hiparco en Atenas. Su género lírico y risueño es un canto a la belleza y al hedonismo.

“A la rosa”
De Anacreonte.
En la primavera hermosa,
de sus flores coronada,
á la rosa delicada
y al amor quiero cantar.
Que ella es hálito de dioses,
de los hombres gozo es ella,
de la flor de gracias bella
es la placentera estrella;
es joyel de los amores
florecientes con mil flores;
es de Venus el joyel.
Y del canto es el encanto,
de las musas hija y prez;
dulce hasta al que ha comprobado
de sus hojas las espinas;
dulce al que las manos finas
imprudente se ha clavado
al coger la flor de Amor.
Á la Aurora dedi-rósea,
braci-róseas á las ninfas,
á Afrodite de piel rósea
nombra el hombre de saber;
rosa al indocto es placer.
¿Qué las mesas convivales,
dionisíaca alegría
sin la rosa qué sería?
Al enfermo alivio da;
á los muertos brinda amparo;
á las horas desafía,
su vejez es alegría
y fragancia juvenil.
Contemos de dó nació.
Cuando de la mar cerúlea
fué entre espumas engendrada
Venus, la del mar rociada;
cuando de su testa Jove
brotó á Palas belicosa;
entonces también brotó
tierra el vástago admirando
de la rosa tierno y blando:
peregrina creación,
al dios venturoso símil.
Al nacer la rosa, Baco,
humectándola con néctar,
crióla de entre las espinas,
la hizo flor inmarcesible,
la hizo eterna florecer.
Fuente: Jünemann, Guillermo. Antología universal. Friburgo: Herder, 1910.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares