miércoles, 21 de agosto de 2013

Humedales


Las zonas pantanosas, marismas y turberas, conocidas con el nombre colectivo de humedales, son ecosistemas en la frontera entre agua y tierra. Independientemente de su vegetación, cada humedal se encuentra sobre un sustrato que está saturado de agua, al menos parte del año. Los humedales se encuentran en todos los tipos de regiones de vegetación natural, aunque la mayor parte de ellos son demasiado pequeños para estar representados en los mapas a pequeña escala.
Los pantanos y zonas pantanosas son áreas de vegetación inundadas. Las zonas pantanosas de agua dulce pueden situarse en las orillas de un río o en las llanuras de inundación. Otras pueden encontrarse en los márgenes de lagos o en depresiones cenagosas. Son ejemplos de grandes zonas pantanosas las selvas anegadas várzea e igapó en la Amazonía; los pantanos de Okefenokee Swamp y Big Cypress Swamp y las tierras bajas del río Mississippi en los Estados Unidos; y los pantanos de la cuenca del Congo y del curso medio del Nilo en África. En Europa, las principales zonas pantanosas son las de las desembocaduras de los ríos Danubio, Ródano, Po y Ebro.
Los manglares son el tipo de vegetación de las desembocaduras de los ríos o de las zonas costeras, de forma que el agua que inunda las raíces (y, en ocasiones, los troncos y las copas) de los árboles con la subida de la marea es salobre o salada. Las especies que crecen en los manglares pertenecen a diferentes familias, pero todas ellas están adaptadas a este medio. Los manglares son muy frecuentes en las zonas tropicales y ecuatoriales. Un manglar importante es el que se desarrolla en la región de Sundarbans de Bangladesh, donde el río Ganges desemboca en el Golfo de Bengala. Otros manglares importantes se encuentran en Filipinas, Isla de Nueva Guinea y Belice. En la desembocadura del Níger, en el Golfo de Guinea, el manglar ocupa más de 10.000 km².
En las marismas la vegetación dominante es herbácea. Las marismas de agua dulce bordean las márgenes de numerosos lagos y corrientes de agua, y pueden formarse en cualquier depresión poco profunda en que se acumule agua. En una marisma las hojas y brotes de las plantas se mantienen por encima de la superficie del agua. Las marismas pueden estar cubiertas de agua todo el año o ser estacionales. La región de As Sudd, al sur de Sudán es una marisma inmensa, y también lo son las del Delta del Okavango en Botsuana, los llanos de Venezuela, los pantanales de Brasil, Bolivia y Paraguay y The Everglades al sur de Florida en los Estados Unidos. En las Grandes Llanuras del norte en Canadá y los Estados Unidos hay numerosas depresiones en cuyas marismas anidan la mayor parte de los patos del continente.
Las marismas pueden desarrollarse en agua salobre o salada, al igual que los pantanos. Las marismas saladas de la zona templada son de los ecosistemas más productivos de la Tierra. Desempeñan un papel importante en las cadenas alimentarias de las áreas costeras; muchos de los peces y moluscos se reproducen en las marismas. Casi todas las marismas saladas se encuentran junto a las costas, pero algunas se forman tierra adentro, especialmente en zonas desérticas. Las marismas de The Wash, al este de Inglaterra, la Camarga al sur de Francia y el Parque nacional de Doñana al suroeste de España son extensas marismas, al igual que las de la Bahía de Chesapeake en los Estados Unidos.
Las turberas son humedales en los que se desarrolla la turba, restos parcialmente descompuestos de musgo y otras plantas. Por el contrario, los suelos sobre los que se forman las zonas pantanosas y las marismas se componen de minerales con una mayor o menor proporción de humus orgánico mezclado. Los humedales desarrollados sobre turba son especialmente frecuentes en las frías y húmedas regiones boreales con un alto nivel freático y drenaje insuficiente. En las turberas, el género Sphagnum y otras especies de musgo son la vegetación dominante. Como las turberas están anegadas por el agua, principalmente procedente de la lluvia, son por lo general áreas poco fértiles por lo que algunas plantas completan su dieta atrapando y digiriendo insectos. Los pantanos, con sus juncos, hierbas y arbustos, se mantienen húmedos mediante filtraciones del agua subterránea, corrientes de agua y manantiales y son más fértiles que las turberas. En la región de brezales de la costa atlántica de las Islas Británicas y de Escandinavia, se desarrollan turberas bajas pero no pueden compararse en extensión con las vastas turberas del oeste de Siberia.
Los humedales son un estadio intermedio entre tierra firme y agua en los que su aspecto puede variar radicalmente de una estación a otra, por lo que no son fáciles de clasificar.
Sobre todo en los países industrializados, los humedales se han considerado históricamente un obstáculo para el desarrollo, y en muchos casos se han desecado y colmatado para su posterior explotación. En la actualidad se aprecia cada vez más el enorme valor de los humedales, que proporcionan un control natural sobre las inundaciones y constituyen el hábitat de peces y de fauna y flora variada.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares