sábado, 25 de octubre de 2014

LA VERDADERA HISTORIA DE VICENTE GUERRERO.

Empezaremos  con la historia de este noble patriota suriano, diciendo que en los momento de mayor crisis del movimiento independentista de México, él mantuvo viva la llama de la independencia, el evitó, que se apagara  la esperanza de librarse del yugo español. Un hombre valiente de  excelentes dotes para la guerra, un hombre humilde que deja las relativas comodidades  de su posición  para iniciar la implacable aventura de la independencia.
Los aristócratas oligarcas, como Anastasio Bustamente, que nunca  le perdonaron  que un hombre de su tez, de su origen ostentara el poder nacional.

Antes de empezar en el tema histórico,  miremos las imágenes y retratos de Vicente Guerrero, observemos con atención y, nos daremos cuenta que  en todos los retratos el héroe siempre  mantiene el brazo  derecho  flexionado en un ángulo de 90 grados, no es un actitud melómana,   al estilo de Napoleón; Vicente Guerrero fue herido en múltiples batallas, una de estas lesiones mal curadas le solda    la articulación del codo, no podía flexionarlo, tenía unido los huesos del codo, como lo demuestra cuando fueron exhumados los restos  del héroe  de la independencia, sus huesos, el húmero,  el cúbito y el radio, estaban soldados; las heridas de guerra le dejaron el brazo inmóvil para siempre. Vicente Guerrero, muere un 14  de febrero, el mercantilismo de la fecha opaca totalmente  la fecha luctuosa.

La figura de Vicente Guerrero, su participación en la independencia de México, su valentía militar y su propia historia plagada de tragedias. Su padre, convencido realista lo rechaza por sus ideales liberales, el Congreso lo declara imposibilitado para gobernar y su amigo, un marino genovés, Francisco Picaluga lo traiciona entregándolo a sus enemigos, en un juicio sumario es condenado a muerte.

Vicente Guerrero.

El héroe mexicano da el nombre al Estado suriano de México, donde nace un 10 de agosto de 1782 en las montañas, en el pintoresco poblado de Tixtla, en lo que ahora es el Estado de Guerrero; desde muy joven se dedicó al oficio de arriero, el oficio familiar que les proporcionaba una cómoda y próspera posición. Un mulato alto y fuerte, un  rústico arriero que conocía como la palma de su mano los caminos del sur.
Esta prosperidad, la relación de su tío Diego Guerrero con la milicia española, permiten a Vicente Guerrero una educación informal  para su época a través de profesores particulares. Aunque sus detractores aseguran que apenas leía y escribía.

Guerrero en la lucha de independencia.

En Tecpan, región costera del Estado de Guerrero, es testigo del arribo de Morelos, se une al movimiento armado, comenzando su carrera militar a las órdenes de Hermenegildo Galeana en 1810.
Pronto Guerrero se distingue por su valentía y tesón en el combate, es excelente estratega en el arte de la guerra, y profiere derrotas importantes a los realistas. A la muerte de José María Morelos, en diciembre de 1815, la mayoría de los jefes insurgentes ven comprometido el movimiento armado y deciden retirarse de la lucha; sólo Vicente Guerrero, en el Sur, mantiene encendida la llama de la libertad del pueblo mexicano, en un periodo llamado de Resistencia.

Guerrero Rechaza el indulto.

Juan José Ruiz de Apodaca y Eliza Gastón de Iriarte López de Letona y Lasquetti, penúltimo virrey, conocido por la historia como Juan de Apodaca, en un intento por contener el movimiento, decide conceder el indulto a quienes se retiren de la lucha armada, muchos jefes independentistas deciden acogerse al indulto, nuevamente Guerrero, impertérrito y leal a sus ideales hace caso omiso al ofrecimiento.

Juan de Apodaca envía a Pedro Guerrero a convencerlo de que depusiera las armas; su padre recurre al chantaje, llorando ruega a su hijo, a lo que el general insurgente repone llamando a sus hombres: "Señores, este es mi padre, ha venido a ofrecerme el perdón de los españoles y un trabajo como general español. Yo siempre lo he respetado, pero la patria es primero". En la actualidad el lema: “La patria es primero", es el lema del estado de Guerrero.

Consumación de la independencia.

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, intrigante y traidor, logra que lo nombren comandante general del Sur, supuestamente para marchar contra Guerrero; jugando un doble papel, entendido del carácter noble e idealista del héroe insurgente, le envía un mensaje donde trasmite sus sentimientos amistosos a la causa. Guerrero responde sin dejar lugar a dudas, que no escucharía más propuestas que las que condujeran a la liberación nacional del yugo español; a su vez, engaña al virrey, enviándole un mensaje, donde informa que Guerrero se ha puesto a sus órdenes.

Iturbide no tuvo que esforzarse para convencer a Guerrero, de algo que ya estaba convencido, de la necesidad de consumar la independencia. En Iguala, ya como primer jefe del ejército Trigarante, jura ante Dios y su espada hacer la independencia; generosamente Guerrero pasa a segundo plano

Primer Emperador.

Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, el ejército Trigarante entra en la Ciudad de México con Iturbide al frente y, el 25 de febrero comienza la actividad del congreso constituyente del imperio mexicano. Guerrero es nombrado Gran Cruz de la Orden de Guadalupe y general del Ejército Imperial.  Iturbide toma la decisión de disolver  el congreso, Guerrero  desconoce a Iturbide y huye de la ciudad de México con Nicolás Bravo, se unen al Plan de Veracruz promulgado por el nefasto Antonio López de Santa Anna, a la caída del imperio, Guadalupe Victoria asume el cargo de primer presidente de México.

La muerte de Vicente Guerrero.

Con el apoyo de las logias masónicas del Rito de York,  logia a la que pertenecía  Joel Roberts Poinsett, ministro estadounidense que claramente fue de nefasta influencia para el patriota suriano, Vicente Guerrero se postula a la presidencia de la república en sustitución de Guadalupe Victoria, primer presidente de México, de acuerdo a la Constitución de ese tiempo, los 36  representantes de  las legislaturas estatales y no el voto popular eran, quienes elegían al presidente.

Vicente Guerrero contaba con gran apoyo de la clase media y baja, era muy querido  entre los pobres, igualmente personajes de la clase alta lo consideraban el representante de los ideales liberales, su contrincante era Manuel Gómez Pedraza, un escocés, plenamente identificado con  los intereses de la aristocracia y la oligarquía.
Los congresos estatales eligieron al general Manuel Gómez Pedraza, 11 votos contra 9 de Vicente Guerrero, ocasionando el descontento popular;  las protestas y los motines lo conducen a la renuncia; el Congreso designa como presidente al general Vicente Guerrero, tomando posesión el  primero de abril de 1829.

Guerrero presidente.

Durante su gobierno, del primero de abril al 17 de diciembre de 1829, enfrenta una gran oposición. Los estados de la república no estuvieron de acuerdo con las políticas fiscales y en septiembre hubo un intento de la armada española de reconquistar México, al mando del brigadier Isidro Barradas, derrotado en Tampico por los generales Antonio López de Santa Anna y Manuel de Mier y Terán.

Guerrero Inhabilitado.

Muchos enemigos ha ganado Guerrero. Anastasio Bustamante promueve que sea deshabitado como presidente; Antonio Pacheco Leal, miembro del Senado, presenta a la cámara una propuesta para declarar a Guerrero moralmente incapacitado para gobernar la república, lo dice el acta respectiva, que quedó de primera lectura el día 7 de enero, la segunda lectura fue el día 9; el 11 de enero recibió la Cámara un documento, fechado el 3 de enero en Tixtla, donde Vicente Guerrero da cuenta de su conducta en los últimos acontecimientos públicos y su retirada al lugar de su nacimiento.

"Allí permaneceré hasta que la voluntad nacional no interrumpa mi sosiego”. Al héroe suriano, no le había parecido permanecer con un ejército: “que se diría lo comprometía a obrar por defender mi causa propia. Yo no conozco más causa que defender la libertad de mi Patria, que la soberanía de los Estados y el respeto a las instituciones juradas solemnemente; para sostener estos principios, desenvainé mi espada, prescindiré de lo más caro y acabaré con mi existencia”.

Al retirarse Guerrero sin renunciar a la Presidencia de México, el primero de enero de 1830, Anastasio Bustamente  es ungido como presidente de México, sin embargo, al  no existir renuncia, Vicente Guerrero, era el presidente legal, cuidando las formas, Anastasio Bustamente asume el poder de México como vicepresidente. Hombre acostumbrado al cálculo político, recurre  a la constitución, que en uno de sus artículos dice,  que en el vicepresidente recaerían  todas las facultades del presidente  de la República  si este se encuentra imposibilitado física  o moralmente; con esta argucia en mente se instiga al congreso para que decrete a Vicente Guerrero imposibilitado moralmente para gobernar. Aún en aquella   época el escándalo fue mayúsculo,  personajes como Andrés Quintana Roo, dijeron  que era una aberración, que el congreso deliberara y dictaminara  que  Vicente Guerrero padecía de sus facultades mentales sin tener a la mano ningún dictamen médico

Guerrero traicionado.

El presidente Anastasio Bustamante,  conociendo de la amistad del general Vicente Guerrero con Francisco Picaluga, un marino genovés que tenía en aguas mexicanas un bergantín: el Colombo, el cual había prestado servicios a los revolucionarios; manda un enviado para que se pusiera en contacto con este, ofreciéndole 50 mil pesos por vender a su amigo, el general Vicente Guerrero.
El traidor Picaluga lo invita a una comida en el navío, una vez a bordo, se levantan anclas, es apresado y llevado inmediatamente a costas de Oaxaca, en las ahora,  paradisiacas playas de Huatulco, donde también se encontraba un pequeño transporte colombiano, el Francisco Guayaquil. Fue entregado a oficiales de IV regimiento: el capitán Miguel González, el teniente Fuentes, el alférez Maciel. Tras un juicio sumario, presidiendo el consejo de guerra el Coronel Vicente Canalizo, que posteriormente llegaría a presidente de la república, condena a Vicente Guerrero a morir fusilado el 14 de febrero de 1831.

La justicia genovés.

Al consumarse el proditorio crimen, sintiéndose inseguro en tierras mexicanas, el marino genovés con su Colombo parte de regresa a su patria, donde su colaboración a la traición lo condujeron ante los tribunales de su país, siendo condenado a muerte y, a la pérdida de su bienes, los cuales enajenados, el juez ordenó se trasladaran a la familia de Vicente Guerrero, representada por su viuda y su hija, Guadalupe Hernández y Dolores Guerrero.

La resolución les fue notificada oficialmente por las autoridades genovesas, la familia de Vicente Guerrero Respondió que nada quería, nada pedía y nada recibiría; puesto que nada en la tierra les devolvería la irreparable pérdida del jefe de su familia; el General don Vicente Guerrero, y que Picaluga estaba perdonado.


Un nieto de Vicente Riva Palacio, hijo de Dolores Guerrero y Mariano Riva Palacio, el abogado defensor de Maximiliano durante su captura en Querétaro, llega a ser una figura importante en México: militar, político y escritor; a los quince años, en la invasión norteamericana, forma parte de una guerrilla en contra de los invasores.
Leer más...

Entradas populares